Archivo de la categoría: Memorias de un Forense

BITÁCORA Y APUNTES DE UN FORENSE: Las Ciencias Forenses en México

Ciencia forense

Por Beatriz Aguilar Alejandrez, colaboradora de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California http://www.socifobc.org

Son las técnicas aplicadas en el sistema legal, las cuales analizan indicios y pruebas que serán utilizadas en procesos judiciales, Los profesionales forenses responsables de esta tarea son expertos en cada disciplina, por lo que cada informe contara con certeza científica.

Para hablar de la ciencia forense tenemos que remontarnos al origen, haciendo un recorrido breve de como surgen las diversas especialidades, una de ellas fue la medicina, con los antiguos egipcios que la utilizaban en la práctica de embalsamamiento de sus muertos para la ceremonia religiosa, aunque no tenía nada que ver con la medicina si se relacionaba con el conocimiento de la anatomía humana para la preservación del cuerpo. Los aztecas en sus ceremonias religiosas aportaron cientos de vocablos anatómicos derivados del náhuatl, posteriormente los chinos, no solo escribieron textos sobre anatomía al diseccionar cadáveres, también experimentaban con animales en la práctica quirúrgica.

En el siglo XV en Europa ya se practicaban autopsias para descubrir las anomalías o lesiones que provocaban algunas enfermedades, en esta época sobresalen los procedimientos quirúrgicos que el cirujano militar Ambrosio Pare practicaba con las heridas por arma de fuego, pudiéndose mencionar que con este hecho daba inicio a la cirugía moderna, cabe aclara que estas no fueron las únicas aportaciones que este notable cirujano realizo, también realizo descripciones de los pulmones de niños que eran estrangulados por sus padres, también en casos de abuso sexual donde busco huellas para descubrir al agresor. En 1575 aporto métodos para preparar informes médico-legales.

Alexandre Lacassagne médico militar francés, se interesó en los aspectos forenses de la medicina al observar la costumbre de portar tatuajes entre los soldados, llevándolo a realizar estudios sobre la importancia del tatuaje como medio de identificación, también realizo estudios sobre las manchas sanguíneas que aparecían en los cadáveres, así como el enfriamiento, relacionándolo con el tiempo aproximado de muerte.

En 1833 en México se implanto la catedra de medicina legal al fundarse la escuela de ciencias médicas. Otra fecha importante fue en 1871 donde el Dr. Luis Hidalgo y Carpio inician trabajos en medicina legal y asesora a los legisladores para la elaboración de Código Penal, también el caso del Mtro. Sol Casao miembro fundador de la Sociedad Mexicana de Medicina Forense, Criminología y Criminalística, A.C. existen muchos más investigadores en ese ámbito que deben ser reconocidos lamentablemente no nos alcanzaría el papel para mencionarlos.

Desde sus inicios la medicina forense demostró que se requieren de otras ciencias auxiliares para el estudio correcto de hechos delictivos, todas estas especialidades y subespecialidades tienen su campo de actuación en el lugar de los hechos como en el laboratorio para analizar los indicios y evidencias, se considera que la Criminalística dio inicio en 1892 con la publicación del libro “El Manual del Juez de Instrucción” de Hans Gross.

En México 1971 se crea un laboratorio de criminalística de alta tecnología en los servicios periciales pertenecientes a la Procuraduría General de la Republica del Distrito Federal, siendo en la actualidad uno de los mejores en el mundo. Algunos estados de la república no cuentan con los recursos humanos y materiales necesarios para realizar indagatorias de calidad, pero se están dando pasos para lograrlo.

Bitácora y Apuntes de un Forense: Necropapiloscopia

Por Beatriz Aguilar Alejandrez Facebook @socifobc.org Twitter @socifobc Instagram @socifobc

La Necropapiloscopia es la ciencia que proviene de la medicina forense centrada en el uso de herramientas y técnicas científicas idóneas que facilitaran la extracción de imágenes viables de un cadáver, su principal objetivo será reacondicionar los tejidos de manos y pies encontrados en restos cadavéricos, de esta manera el proceso dactiloscópico podrá obtener el diseño de las crestas papilares lo más nítidas posible, siendo así otra forma de intentar identificar a la persona.

El estudio del cadáver ofrecerá analizar los diferentes tipos que hay, como lo son, cadáver fresco, cadáver en estado de descomposición, cadáver quemado, cadáver momificado y cadáver ahogado o saponificado (este último es el cambio químico por hidrólisis que presenta la grasa corporal al convertirse en un compuesto céreo, similar al jabón) resultado de cadáveres sumergidos en agua.

Dependiendo del tipo de cadáver que se analizará y el grado de descomposición será el proceso de identificación que se utilizará, algunas circunstancias que podrían dificultar el reconocimiento serían factores de salud que habría tenido la persona, su complexión e intervalo post-mortem.

En cadáveres frescos, se procederá como se haría con una persona viva, en caso de rigidez se deberá aplicar calor sobre los músculos hasta que regrese la flexibilidad y así poder tomar la muestra; en cadáveres en estado de putrefacción, se requerirá solo una parte de piel que se encuentre bien conservada para poder analizarla; en el cadáver quemado, los cuerpos se descomponen mas rápido de lo usual, se cortara un fragmento de piel si esta se encuentra seca, se hidratara con solución de hidróxido de sodio o potasio, si la piel se encuentra dañada se deberá aplica liquido reconstructor para poder extraer una parte.

En cadáveres momificados, los restos estarán rígidos y carentes de elasticidad, en este caso para obtener una muestra se utilizará talco o yeso para rellenar y así permita la correcta visualización de los diseños, otro método es vaciado de látex líquido, una vez seco ofrecerá una imagen invertida; en cadaveres ahogados, cuando un cuerpo ha permanecido por un lapso largo bajo el agua, la piel sufre daños externos, en este caso será necesario aplicar alcohol o acetona y dejar secar para su análisis, en caso de no dar resultado, se deberá sumergir en agua caliente.

Según un estudio realizado en el 2020, en México se han registrado 38, 891 cuerpos que han pasado por Servicios Médicos Forenses (SEMEFO) sin que se haya logrado su identificación, por lo que se dieron a la tarea de crear un registro público nacional que contenga las características físicas de cada cuerpo,como lo sería sexo, rango de edad, rango de estatura, color de piel, cabello, ojos, ofreciendo también señas particulares como lo son los tatuajes, lunares y cicatrices las cuales facilitaran su identificación, esto incluirá estado de procedencia, si cuenta con certificado de defunción, perfil genético, necropsia, año de registro en SEMEFO y destino final donde fue depositado.

La identificación de un cuerpo es de suma importanciaen el ámbito forense y como personas sabemos que en algún lugar habrá alguien que los echan de menos, toda la información contenida en esta base de datos interactiva será de utilidad para dar tranquilidad a familiares y que puedan encontrar y enterrar dignamente a sus seres queridos.

Urge replantear la estrategia del trabajo pericial en México.

Una breve opinión en Tópicos Forenses.

Muchas han sido las historias que familiares de personas fallecidas han tenido que vivir en una etapa donde se enfrentan a la re victimización por las instituciones y por la falta de sensibilidad de algunos servidores públicos que con indiferencia y en ocasiones de manera déspota atienden a las familiares de las víctimas en Mexico.

La saturación de morgues y la falta de identificación de los cadaveres ha sido una constante a las que se enfrentan familiares de personas desaparecidas.

En algunos casos, las tareas fueron rebasadas ante la incidencia delictiva que prevalece en la mayoría de las entidades .

Es preocupante que los más de 26 mil cuerpos sin identificar en todo México no estén en la agenda publica como una prioridad o por lo menos eso hace suponer la falta de acciones más contundentes y precisas para revertir esta problemática.

La tarea principal a la que se enfrenta el gobierno de México es precisamente revertir y resolver el problema de la desaparición y la identificación de personas.

Expertos afirman que debe emprenderse una serie de actividades que van desde la profesionalización de los servidores públicos que atienden a los ciudadanos en las salas de espera, hasta los responsables de las fosas comunes y del tratamiento de los cuerpos cuya responsabilidad en algunas entidades del país corresponde al servicio médico forense.

“Es importante considerar desde la perspectiva forense que la identificación y georreferenciación de fosas clandestinas o lugares donde son encontrados los cuerpos o restos aún sin identificar, puede coadyuvar con elementos técnicos y científicos en la investigación criminal a cargo del Ministerio Público” afirmaron integrantes del Consejo Consultivo de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California.

Forenses comentan que en ocasiones realizan exhumaciones de cuerpos que de acuerdo con los procedimientos establecidos en la ley deben ser examinados de nueva cuenta para su posible identificación.

En Mexico los peritos en su mayoría poseen conocimiento y pericia, sin embargo, la nueva visión basada en la certificación y controles de calidad en los procedimientos de embalaje no representa que haya calidad de la investigación con la que auxilia al agente del Ministerio Publico.

Es evidente, que se requiere de infraestructura, tecnología pero sobre todo, de un incremento al personal que realiza actividades de investigación pericial.

La construcción de un Sistema Nacional Forense para enfrentar el enorme rezago es un componente esencial en esta estrategia.

Baja California tiene avances significativos sin embargo, se requiere replantear la estrategia de manera multidisciplinaria en donde el perito tenga un rol principal en la trilogía con el Policía y agente del ministerio público y que su papel no sea secundario o de trámite.

Se requiere de nueva cuenta sentar las bases para determinar los alcances del trabajo forense en la investigación criminal y que se determine si verdaderamente está siendo útil a la investigación las aportaciones de los peritos o se requiere un mayor esfuerzo y replantear otros sistema de trabajo con protocolos más precisos que den mejores resultados pero sobre todo atiendan las necesidades de la propia sociedad que día con día demanda mayor seguridad y justicia en México.

El eslabón perdido en la evolución de las ciencias forenses en Baja California: Memorias de un Criminalista.

Por AlfredoPerezMX

Quizás uno de los eslabones perdidos en la historia de las ciencias forenses en Baja California y que no ha sido abordado por las nuevas generaciones de la Criminalistica contemporánea es el capítulo de los años setentas en esta evolución que ha tenido la investigación criminal.

Esta evolución, ha sido muy significativa porque a pesar de las adversidades que prevalecían en esa época y las limitaciones materiales y presupuestales, el trabajo era desarrollado con éxito.

Cualquier estudiante, perito u experto en algún arte, oficio o ciencia debe conocer la historia que lo antecede para poder entender lo que enfrenta en el presente y saber cómo resolverlo. Quien no lo hace, esta condenado al fracaso en su ejercicio profesional.

En los años setentas el laboratorio científico de la policía en Baja California estaba integrado por hombres que en su mayoría tenían una preparación policial, quienes no reunían con ese requisito, poseían el dominio de un oficio u arte.

Omar Orta, Alfredo Pérez Osorio detectives por naturaleza con una capacidad de intuición y gran sensibilidad para el abordaje de la investigación criminal fueron quienes integraban este laboratorio de Criminalistica e identificación de la policía estatal.

Su capacidad y habilidad para la fotografía forense , retrato hablado, dactiloscopia pero sobre todo para entender de manera fácil las más complejas de las investigaciones y con ello buscar su esclarecimiento, era parte del día con día.

Anécdotas , experiencias y otra evidencias registradas coinciden en señalar que fueron muchos los retos a vencer. Trabajar con lo que tienes es uno de pocos entendidos que las nuevas generaciones merecedoras de todo, lo entienden.

La tecnología aplicada a la investigación criminal actual se construyó en base a principios básicos, al ABC forense que ha evolucionado en su marco teórico e infraestructura pero que finalmente son cimientos de una metodología que tres o cuatro décadas después, se sigue aplicando.

Expertos afirman que la clave para entender el presente es conocer el pasado, la historia y en este caso el eslabón perdido forma parte de una pieza fundamental en la historia de Baja California .

“Las Ciencias Forenses deben ser comprobables a través de método y procedimiento, sus resultados deben ser medibles, de lo contrario, solo son oficios o disciplinas con posibilidad de una mala práctica”

autor: AlfredoPerezMX fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California

Criminalística

“La Criminalística no puede concebirse sin metodología ni práctica, quienes así lo hacen o promueven se convierten en charlatanes”

Autor: AlfredoPerezMX Fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California

EL LABORATORIO DE CRIMINALISTICA E IDENTIFICACIÓN DE LA POLICÍA: Memorias de un Criminalista.

Por Alfredo Perez MX

🔬🔍📏🩺

EL LABORATORIO DE CRIMINALISTICA E IDENTIFICACIÓN DE LA POLICÍA

Era un espacio reducido entre archiveros metálicos, mobiliario y puertas de madera donde se resguardaban las evidencias que eran recolectadas por los detectives en los años ochentas en la ciudad de Tijuana.

El lugar que era utilizado como oficina administrativa almacenaba todo tipo evidencias, aparatos eléctricos, objetos, cuchillos, armas y restos óseos, los cuales eran colocados arriba de los archiveros con óxido en su superficie y que guardaban más de quince mil huellas dactilares y los llamados “tarjetones” que contenía nombres de personas que habían sido detenidas por la Policía durante los operativos de vigilancia que realizaban.

El laboratorio de criminalistica de la policía judicial reunía objetos con manchas de sangre, cuchillos, herramientas y otros indicios que daban formaban al mosaico de tan peculiar oficina caracterizada por un aroma que se confundía entre documentos y restos orgánicos.

Entre las evidencias recolectadas y resguardadas, sobresalía un cráneo humano que descansaba arriba de uno de los archiveros, el indicio y evidencia había sido encontrado en un lote baldío de la ciudad de Tijuana y, estaba siendo analizado por los peritos y detectives para realizar la primera reconstrucción cráneo facial que se haría en Baja California.

El detective Omar Orta Rodríguez acompañado de mi señor padre Don Alfredo Pérez y los maestros Gustavo Salazar Fernández, Miguel Pallares y el recién incorporado odontólogo forense de aquella época Arnulfo Bracamontes, serían los responsables de darle vida y rostro a ese cráneo encontrado en la ciudad y que conmocionó a la comunidad por el hallazgo.

Aún puede imaginarse los primeros retratos hablados elaborados a lápiz, basados en las descripciones contenidas en los reportes de localización y extravío de personas en aquella época.

De hecho el periódico de la región publicaba esos retratos para que la ciudadanía diera información sobre los mismos o sobre el parecido con alguna persona que pudieran conocer.

Los rasgos antropométricos y los más característicos de cara y cuerpo de quien pudiera ser la víctima era lo que se buscaba en los dos diarios que se imprimían todos los días en Tijuana.

Retratos hablados y reconstrucciones cráneo faciales no se habían realizado en la región noroeste del país, no se tenía registrada esa práctica forense en Tijuana.

Durante la investigación y según los datos preliminares de algunos reportes registrados por los detectives, el cráneo de quien se podía tratar de una mujer por arriba de los años según la opinión de los forenses, era el dato más aproximado que tenían.

Justo es decirlo, pasaron cerca de diez a quince años para la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y el Instituto de Antropología de la UNAM diseñarán un sistema de “retrato hablado” asistido por computadora, mismo que sería nombrado como “La Cara del Mexicano” entre 1992-1994.

Cabe mencionar que, en Mexico no existía un sistema informático que realizara esta actividad de manera automatizada, esos proyectos solo eran desarrollados en Alemania, Francia, España, Estados Unidos e Israel, por ello la aportación a la práctica era de gran trascendencia para el país.

Muchas de las investigaciones de aquella década de los setentas y ochentas dependían de la intuición de los investigadores y peritos o de las habilidades artísticas que tenían algunos detectives para plasmar los rasgos más representativos en retratos hablados, planimetrías y representaciones gráficas durante la reconstrucción de hechos.

Los retratos hablados eran elaborados mediante técnicas de lápiz, carbón o pasteles. Por ello, Orta -como aparecía en su firma del retrato- elaboro uno de muchos que se convertiría en la base y referencia principal para la reconstrucción facial de aquel cráneo que ya se sabía pertenecía a una mujer y presentaba un fuerte golpe en una de sus partes.

Empleándose la escultura con barro, plastilina o arcilla bajo técnicas artísticas y siempre apoyado con peritos en medicina legal y odontología forense iniciaron los trabajos de la reconstrucción que hoy ya puede realizarse mediante infografias o gráficas automatizadas.

Ante la inexistencia de la computadora y sistemas para elaborar infografias como hoy en día se llevan a cabo, se realizaron representaciones gráficas a partir de una imagen defectuosa que uno de los detectives tenía en su reporte y estaba plasmada en fotografía en blanco y negro, que presentaba un notable deterioro por tiempo y humedad pero que gracias al retrato hablado y técnica fotográfica podía recuperar la imagen .

Durante aquella reconstrucción cráneo facial, se logró dibujar previamente el rostro de una mujer que de acuerdo al avance de su edad podía tratarse de aquella persona extraviada y no localizada cuyo reporte había sido levantado por su ex esposo .

De esta manera, sin importar las limitaciones materiales, económicas o tecnológicas se lograron obtener excelentes resultados.

Así se logró conocer la identidad de la víctima y explicar su asesinato, además de asegurar al responsable del mismo, con la intuición convertida en método y posteriormente en ciencia en aquel laboratorio de Criminalistica e identificación de la policía en Baja California.