Archivo de la categoría: Medicina Forense

Identificar y reconocer la identidad de un cadáver es una responsabilidad del Estado.

Por Marisol Nuñez

La importancia de identificar a las personas cuya identidad se desconoce responde, asimismo, al derecho fundamental de todos los seres humanos a tener una identidad jurídica y, a las innumerables razones de tipo social que envuelve el desarrollo de los procedimientos de identificación de cadáveres.

En México aún no se realiza la suficiente inversión tecnológica a pesar de que la administracion federal ya manifesto su gran preocupacion e interes por atender el tema con prioridad.

De resultar posible el incremento de recurso conllevaria a que cadáveres que no habian sido identificados y quedaban en el olvido, en una fosa común. Sin poder esclarecer el hecho delictivo y el poder dar una explicación científica a lo ocurrido, sea parte del pasado.

El banco de datos odontológicos es importante ya que cuando la destrucción de tejidos blandos no permite la identificación de un cadáver, la odontología puede proporcionar los elementos necesarios que conduzcan a un exitoso término de la investigación.

La técnica de la elaboración de la ficha dental post mortem o Identoestomatograma (Odontograma) es un formato esquemático de carácter legal, en donde se registran las características bucodentales de un cadáver no identificado, con el propósito de compararlo con una ficha dental ante-mortem y poder Identificarlo, según define el Dr Alberto Correa |ESTOMATOLOGIA FORENSE |1990. Editorial trillas. S.A de C.V.

Crear un banco de registros dentarios en Mexico seria un reto muy significativo, porque se estaria recopilando la información necesaria de cada uno de los ciudadanos, facilitando así́ este método de identificación posmortem en caso de desapariciones.

Entomología Forense, ciencia que resuelve crímenes.

Por Beatriz Aguilar Alejandrez

La Entomología forense es una valiosa herramienta que se aplica en la Medicina legal, estudia la fauna cadavérica, los insectos y otros artrópodos que son atraídos a un cuerpo en descomposición, esta atracción es por los gases emitidos por el cadáver, olores que pueden ser percibidos por algunos insectos o moscardones a una distancia de 1 kilómetro y medio, mucho antes que el olfato humano, de hecho, se han encontrado insectos en personas agonizante.
Estos insectos nos permiten determina la fecha, hora de muerte (Tiempo o Intervalo pos mortem), lugar en que se produjo la muerte, si hubo movilidad del cuerpo o darnos características de la zona de procedencia.

HISTÓRICO

La presencia de moscas en un cadáver está documentada en escritos como “Tabla 14” de la serie Harra-Hubullla (Lista sistemática de animales salvajes terrestres de la época de Hammurabi), hace 3,600 años, en esas civilizaciones antiguas las moscas y escarabajos aparecen como amuletos, sellos, Dioses y como plagas bíblicas, fue hasta que Aristóteles aporto datos anatómicos, Biológico y los clasifico dentro del orden científico.
En la antigüedad las personas pensaban que los gusanos crecían y salían de un cadáver cuando comenzaba a descomponerse., En 1668 Franchesco Redi Medico, Naturista y Literato Italiano analizo 2 tarros de carne en descomposición, cubrió 1 tarro y el otro no, descubrió que solo el frasco destapado se llenaba de gusanos.
En 1935, Edimburgo, Escocia. Aparecieron 70 fragmentos de cuerpos, estos estaban llenos de gusanos, los investigadores tuvieron la precaución de llevar los restos y los gusanos al Dr. Alexander Miers, Entomólogo por la Universidad de Edimburgo. Miers identifico los gusanos, dato los huevos dejados en el cuerpo, determino el proceso larvario y ciclo vital, dando fecha aproximada de muerte, esa información llevo a la policía a identificar a las personas desaparecidas en ese tiempo, aunque el resultado que dio el Dr. Miers no señalo quien era el asesino si abrió el camino para lograr al final la captura.

En la actualidad el Dr. William Bass sigue los pasos del Dr. Miers., A las afueras de Tennessee, E.U. existen “La Granja de Cuerpos” Una finca que parece tener un decorado macabro, como para una película de terror, con cuerpos por todos lados, cadáveres recientes, medio descompuestos y antiguos, donados para la ciencia, donde se estudia para mejorar el conocimiento de los insectos y la muerte, se exponen los cadáveres a una serie de elementos, lugares, temperaturas y situaciones que pueden afectar la hora de la muerte.
En Bekersfield, Ca. Estados Unidos, 2003 hubo un asesinato de una familia, Earnestine Harper de 70 años, Joanie Harper 39 años, Maruqes, Lindsay, Marchall Brothers ( 4 años, 23 meses y 1 mes y medio) asesinados con arma de fuego, impactando a la comunidad, el primer sospechoso era el ex- esposo, tenían poco de la separación, Vincent Brothers de 41 años y subdirector de una escuela primaria, sin registro de armas, su cuartada era que al momento del asesinato él se encontraba en otro estado Columbus Ohio, a 8,678 kilómetros de distancia, los detectives no se detuvieron ahí e investigaron su viaje, averiguaron que rento un Dodge Neón en su estadía en Ohio, el vehículo había sido lavado pero no totalmente, había insectos en el radiador los cuales determinaron que pertenecían a la zona montañosa que atravesaba Bekersfield aunado al kilometraje excesivo coincidente con la distancia, al final confeso, recibió 2 cadenas perpetuas.

Los insectos lo colocaron en el lugar, hecho innegable para ser relacionado con el crimen.

Pasión por la fotografía forense, un peldaño para su evolución: Memorias de un Criminalista

 

91b144f8-c06f-419d-be62-a0d132225b02Por Alfredo Perez MX

Muchas personas estarán de acuerdo que una de las áreas más fascinantes de las ciencias forenses es sin duda, la fotografía forense.

Por su disciplina, técnica, sensibilidad, método y sobre todo “ojo clínico del fotógrafo”, la fotografía se convirtió en el registro de toda memoria de una investigación criminal.

Por décadas la fotografía forense ha despertado el interés en muchas personas al considerarla como una evidencia tangible que permite ilustrar al perito, al fiscal, al investigador y, al propio juez en la reconstrucción de cualquier escenario o identificación de evidencias y características de alguna cosa o persona.

Se trata del puente que comunica el análisis, descripción e investigación y resultados con la imagen.

La fotografía adquirió tal relevancia que se convirtió en un soporte de toda disciplina forense y está íntimamente relacionada con la criminalística.

e1d97058-50da-44bc-b7ce-edff101d56dbDesde una visión muy particular, see que com trata de una combinación entre la exhaustiva preparación del criminalista e investigador y, la sensibilidad que debe tener un artista para quien pretenda convertirse en fotógrafo forense.

No existe documento alguno que acredite los esfuerzos, experiencias e inicios de la fotografía forense en la región noroeste del país.  Los libros que ahora consultan las y los universitarios que estudian las licenciaturas en criminalística, criminología y ciencias forenses a partir del 2008 en Baja California, nos remontan a finales de  los años sesenta e inicios de los setentas, pero con experiencias recopiladas solamente del centro del país como consta en libro y manuales de criminalística.

27914e31-bb66-409b-bc72-58a5899fd101En Baja California, fueron Roberto Montaño y Ramon Rivas quienes trabajaban la dactiloscopia, balística y fotografía de la policía en los años setenta. Estas oficinas estaban localizadas en la carretera antigua Tijuana-Ensenada, hoy conocida la vialidad como Blvd Cuauhtémoc Sur.

En esa misma ubicación se incorporaron Omar Orta Rodríguez y Alfredo Pérez Osorio entre 1975 y 1976. Posteriormente lo hace José Luis Padrón Soto. Todos ellos, sencillos en su trato, pero audaces en su trabajo y con un “olfato de sabueso” como era la expresión para reconocer a los buenos detectives.

img_9740Para aquella época las investigaciones eran acompañadas de opiniones técnicas como las del Dr Gustavo Salazar Fernández quien participaba como médico forense, Orta como especialista en balística, retrato hablado, Padrón en la dactiloscopia y Perez en la fotografía forense. Una fotografía completamente distinta a lo que hoy pueden ver con una amplia gama cromática.

Ellos fueron quienes fortalecieron la propuesta de instalar y, operar el cuarto obscuro donde se revelaban las fotografías en blanco y negro de aquellas escenas de crímenes que sucedían en Tijuana y las fotografías de los delincuentes más buscados en la década de los setentas.

c0b18c15-9205-45f4-b942-f68af049260bPara Alfredo Pérez Osorio, un hombre prudente y dedicado a su trabajo, la pasión  y el amor por la fotografía resultó desde su adolescencia cuando aprendió las técnicas de revelado e impresión.  Tal fue su pasión, que en esa misma década de los setentas trabajaba en la fotografía ambulante, una actividad que para aquella época era bien retribuida y le permitía mantener a su familia.

Don Alfredo tenía su propio laboratorio de fotografía en un pequeño espacio de su casa y revelaba los fines de semana hasta que su habilidad para los encuadres, selección de ángulos y tomas fotográficas les gustaron algunos de los detectives que lo conocían y quienes pronto lo invitaron a trabajar en la policía.

Las ampliadoras, el foco rojo, los líquidos como revelador y fijador cuyo olor era muy característico, cajas de papel sensible y carretes con películas eran parte de día con día que don Alfredo atendía al revelar e imprimir las fotografías en blanco y negro hasta llegar al revelado a color, un proceso manual muy costoso en esa época.

img_9739“Tomar fotografías lo puede hacer cualquiera, pero tomarlas con la sensibilidad, método y técnica del fotógrafo forense no lo es para todos” expresaba don Alfredo a sus aprendices durante sus demostraciones en la policía con otros compañeros.

Fotografías con fines de identificación ante y post mortem, lugares de hechos, escenas de crímenes, indicios y evidencia era el diario para revelar e imprimir en el cuarto de fotografía del laboratorio de criminalística e identificación de la policía en Baja California.

Tomar la cámara fotográfica, tus accesorios, estuches, objetivos o lentes y salir a campo acompañando a los detectives en la vigilancia y seguimiento de presuntos delincuentes era otra de las actividades a las que estabas obligado a cubrir en el trabajo de la fotografía forense en los años setenta y ochenta.

aaed992b-43ea-4ef2-bbdb-3874f41d6f2dComo si se tratara de una serie televisiva o película policiaca, así fueron las jornadas laborales de los expertos en el laboratorio de criminalística e identificación, acompañada de aquellas frases” no hay descanso” o “aquí tenemos hora de entrada, pero no de salida” quienes además de ello, se apegaban a una disciplina muy rígida y estricta con su trabajo.

El fotógrafo no solo debía conocer la técnica, sino se casaba con su equipo, sus objetivos o lentes, iluminación, rollos de películas, repuestos y otros accesorios que eran utilizados día y noche, como cuando el soldado duerme con su rifle, lo acompaña a todas partes así era la relación entre las herramientas de trabajo y el fotógrafo.

Por ello, convertirse en fotógrafo forense, no solo implica, estudiar, leer y practicar, sino que se requiere sensibilidad, vocación, entrega y pasión por las ciencias forenses, pero principalmente amor por la fotografía.

EL LABORATORIO DE CRIMINALISTICA E IDENTIFICACIÓN DE LA POLICÍA: Memorias de un Criminalista.

Por Alfredo Perez MX

🔬🔍📏🩺

EL LABORATORIO DE CRIMINALISTICA E IDENTIFICACIÓN DE LA POLICÍA

Era un espacio reducido entre archiveros metálicos, mobiliario y puertas de madera donde se resguardaban las evidencias que eran recolectadas por los detectives en los años ochentas en la ciudad de Tijuana.

El lugar que era utilizado como oficina administrativa almacenaba todo tipo evidencias, aparatos eléctricos, objetos, cuchillos, armas y restos óseos, los cuales eran colocados arriba de los archiveros con óxido en su superficie y que guardaban más de quince mil huellas dactilares y los llamados “tarjetones” que contenía nombres de personas que habían sido detenidas por la Policía durante los operativos de vigilancia que realizaban.

El laboratorio de criminalistica de la policía judicial reunía objetos con manchas de sangre, cuchillos, herramientas y otros indicios que daban formaban al mosaico de tan peculiar oficina caracterizada por un aroma que se confundía entre documentos y restos orgánicos.

Entre las evidencias recolectadas y resguardadas, sobresalía un cráneo humano que descansaba arriba de uno de los archiveros, el indicio y evidencia había sido encontrado en un lote baldío de la ciudad de Tijuana y, estaba siendo analizado por los peritos y detectives para realizar la primera reconstrucción cráneo facial que se haría en Baja California.

El detective Omar Orta Rodríguez acompañado de mi señor padre Don Alfredo Pérez y los maestros Gustavo Salazar Fernández, Miguel Pallares y el recién incorporado odontólogo forense de aquella época Arnulfo Bracamontes, serían los responsables de darle vida y rostro a ese cráneo encontrado en la ciudad y que conmocionó a la comunidad por el hallazgo.

Aún puede imaginarse los primeros retratos hablados elaborados a lápiz, basados en las descripciones contenidas en los reportes de localización y extravío de personas en aquella época.

De hecho el periódico de la región publicaba esos retratos para que la ciudadanía diera información sobre los mismos o sobre el parecido con alguna persona que pudieran conocer.

Los rasgos antropométricos y los más característicos de cara y cuerpo de quien pudiera ser la víctima era lo que se buscaba en los dos diarios que se imprimían todos los días en Tijuana.

Retratos hablados y reconstrucciones cráneo faciales no se habían realizado en la región noroeste del país, no se tenía registrada esa práctica forense en Tijuana.

Durante la investigación y según los datos preliminares de algunos reportes registrados por los detectives, el cráneo de quien se podía tratar de una mujer por arriba de los años según la opinión de los forenses, era el dato más aproximado que tenían.

Justo es decirlo, pasaron cerca de diez a quince años para la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y el Instituto de Antropología de la UNAM diseñarán un sistema de “retrato hablado” asistido por computadora, mismo que sería nombrado como “La Cara del Mexicano” entre 1992-1994.

Cabe mencionar que, en Mexico no existía un sistema informático que realizara esta actividad de manera automatizada, esos proyectos solo eran desarrollados en Alemania, Francia, España, Estados Unidos e Israel, por ello la aportación a la práctica era de gran trascendencia para el país.

Muchas de las investigaciones de aquella década de los setentas y ochentas dependían de la intuición de los investigadores y peritos o de las habilidades artísticas que tenían algunos detectives para plasmar los rasgos más representativos en retratos hablados, planimetrías y representaciones gráficas durante la reconstrucción de hechos.

Los retratos hablados eran elaborados mediante técnicas de lápiz, carbón o pasteles. Por ello, Orta -como aparecía en su firma del retrato- elaboro uno de muchos que se convertiría en la base y referencia principal para la reconstrucción facial de aquel cráneo que ya se sabía pertenecía a una mujer y presentaba un fuerte golpe en una de sus partes.

Empleándose la escultura con barro, plastilina o arcilla bajo técnicas artísticas y siempre apoyado con peritos en medicina legal y odontología forense iniciaron los trabajos de la reconstrucción que hoy ya puede realizarse mediante infografias o gráficas automatizadas.

Ante la inexistencia de la computadora y sistemas para elaborar infografias como hoy en día se llevan a cabo, se realizaron representaciones gráficas a partir de una imagen defectuosa que uno de los detectives tenía en su reporte y estaba plasmada en fotografía en blanco y negro, que presentaba un notable deterioro por tiempo y humedad pero que gracias al retrato hablado y técnica fotográfica podía recuperar la imagen .

Durante aquella reconstrucción cráneo facial, se logró dibujar previamente el rostro de una mujer que de acuerdo al avance de su edad podía tratarse de aquella persona extraviada y no localizada cuyo reporte había sido levantado por su ex esposo .

De esta manera, sin importar las limitaciones materiales, económicas o tecnológicas se lograron obtener excelentes resultados.

Así se logró conocer la identidad de la víctima y explicar su asesinato, además de asegurar al responsable del mismo, con la intuición convertida en método y posteriormente en ciencia en aquel laboratorio de Criminalistica e identificación de la policía en Baja California.

Recuperan 1.124 cuerpos de fosas clandestinas en México

Recuperan 1.124 cuerpos de fosas clandestinas en México

Recuperan 1.124 cuerpos de fosas clandestinas en México
— Leer en cnnespanol.cnn.com/2020/01/06/alerta-recuperan-1-124-cuerpos-de-fosas-clandestinas-en-mexico/

En Baja California inicio la investigación forense a partir de 1972

img_9980-1Por Alfredo Perez

En Baja California a partir de la década de los años setentas, se contaba con un laboratorio de Fotografía Forense, Química, Balística, Criminalística de Campo, Dactiloscopia y Medicina Legal.

Fue a partir de 1971 cuando la investigación que realizaba la Policía Judicial del Estado debió fortalecerse por la aplicación del método científico en el curso de la investigación judicial que se realizaba y en el examen de los indicios que provenían de la comisión de los hechos delictivos que para ese entonces se suscitaban.

La Criminalistica debió evolucionar al igual que la sociedad y ya para la década de los años ochentas, el comportamiento delictivo fue cambiando y las maneras de cometerse los crímenes también lo hicieron.

imageAnte la diversificación de estas conductas criminales, el Laboratorio de Criminalística e Identificación de la Jefatura de la Policía Judicial del Estado comenzó a formarse con un archivo dactiloscópico que albergaría cerca de diez mil huellas dactilares y  su principal misión consistía en identificar a todos los detenidos contra los cuales se dictara auto de formal prisión. 

También se inicio con un Laboratorio Químico que se había ocupado, más bien, de la identificación de estupefacientes y psicotrópicos, y adicionalmente indicios de otra naturaleza.

img_9740

Al mismo tiempo el laboratorio de fotografía forense almacenaban las imágenes de escenas de crímenes en blanco y negro, las cuales de manera previa eran reveladas mediante químicos colocados en el cuarto obscuro de dicho laboratorio.

El reto mas significativo ante esta necesaria evolución de las técnicas de investigación fue la resistencia, las costumbres y vicios que la propia policía tenia al momento de investigar, se tenían que cambiar aquellas formas poco profesionales de interrogar para abrir margen a la incursión de la ciencia.

 

Alfredo Perez es Fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California. Inicio como perito en criminalistica, fotografía y planimetria forense. Su trayectoria comprende mas de 32 años de experiencia en las áreas forenses y de análisis de información. También fue Coordinador de actividades criminalisticas y sistemas de identificación humana. Es catedrático universitario y fue director de los Servicios Periciales en la PGJEBC y otros cargos públicos relacionados con la seguridad, profesionalizacion y análisis forense.
Facebook Alfredo Perez MX
Twitter @alfredoperezmx

Mesa de Analisis sobre retos y avances en materia de Genética Forense dentro del Foro Ciencia Tecnología Criminalidad. Ponentes

Ana SofiaEs Ana Sofía Celorio Sánchez, Químico Farmacobiologo quien disertara en la Mesa de Analisis sobre los retos y avances en materia de Genética Forense en Baja California dentro del Foro Ciencia Tecnología Criminalidad este próximo sábado 20 de Octubre de 2018 en Bit Center de la ciudad de Tijuana.

El evento celebrado en el marco de la vinculación académica entre el Instituto Regional de Investigaciones sobre Prevención y Participación Ciudadana en Baja California con la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California estarán presentando cuatro conferencias y una mesa de análisis sobre Medicina legal y Genética Forense.

 

La QFB Ana Sofia Celorio Sanchez cuenta con experiencia en química clínica, química analítica, bioquímica, estadística, biología molecular, genética forense así como en sistemas de gestión de calidad. Donde me he desempeñado como químico responsable y perito en el área de genética forense.

La perito esta asignada al área de Genética Forense, capacitada en diversas técnicas de biología molecular aplicadas a la obtención de perfiles genéticos, mediante la extracción ADN de origen biológico de forma manual y automatizada, cuantificación del mismo mediante el uso de sondas moleculares utilizando termocicladores en tiempo real, amplificación de ácidos nucléicos por medio de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y escaneo génico en secuenciadores.

Asimismo cuenta con capacitación profesional en análisis clínicos para la recolección y procesamiento de muestras biológicas, química clínica, serología y  biometría hematica. Participo en el taller de ̈Preparación como testigo experto en testimonio de ADN en las salas de justicia ̈dentro del vigésimo noveno Simposium Internacional de Identificación Humana, en Phoenix, Arizona.

Cuenta con Diplomado en formación especializada en Genética forense e investigación criminal por la Sociedad Mexicana Forense.