Archivo de la categoría: Medicina Forense

Identificación humana: características fenotípicas y genotípicas

Por Beatriz Aguilar Alejandrez

La identificación humana es un proceso multidisciplinario que conforma a diferentes especialistas, entre ellos, antropólogos, dactiloscopista, odontólogos y médicos, que unen su trabajo para ofrecer la identidad del individuo, resumiendo este concepto, es el conjunto de características fenotípicas y genotípicas que presenta y hace único a cada individuo, la identificación plena en la ciencia forense ayudara a dar certeza, requisito propio en el ámbito judicial,

En la localización de restos óseos, la primera interrogante será si son humanos y si son actuales, cabe aclarar que todo hallazgo de osamenta será investigado como asesinato, mientras no se demuestre lo contrario. En un hecho violento la necropsia constituirá establecer causa y tiempo de muerte, para logra la identificación en cuerpos que no portan identificación o indumentaria que nos indique donde buscar se deberán utilizar los métodos necesarios disponibles en la ciencia forense.

Las características fenotípicas, son los rasgos o formas físicas observables en un individuo, como lo sería la altura, color de cabello o enfermedades. Es importante mencionar que los fenotipos pueden estar influenciados más por factores ambientales que por factores genéticos, aunque estos estén relacionados, los factores ambientales serían lo que come, si hace ejercicio, si es fumador, entre otros. Todas esas variantes afectan el fenotipo de una persona.

Las características genotípicas, serían el conjunto deinformación genética que almacena el ADN de un organismo en particular y que compone el genoma, cada ser vivo posee un genotipo especifico y cada una de sus células alberga la información genética,conteniendo los éxitos y fracasos evolutivos de una especie y todas las características que constituyen al individuo, su funcionamiento interno, su apariencia física y posibles enfermedades congénitas.

El genotipo permite la transmisión de la información genética, incluso cuando dicha información no se materialice en el fenotipo del individuo, pero podría manifestarse en un descendiente suyo, puesto que ha recibido la información genética por herencia, algo fundamental para las generaciones venideras que la perpetuaran, en ese sentido es el mayor tesoro biológico de cada especie de ser vivo.

Puede existir daño o alteración de esa información genética por fuentes diversas, como la radiación ionizante, ciertas enfermedades o algunas sustancias químicas, las cuales pondrán en riesgo la permanencia de esta información.

En el área forense estas características son de suma importancia, cuando se hace registro de un detenido, los datos que se almacenarán de este serán los fenotípicos o los detectables a simple vista como tatuajes, estatura, cicatrices, perforaciones o defectos físicos, complementando su expediente con huellas digitales, pruebas de laboratorio y en algunos lugares información de características genotípicas entre otros, esto permitirá su identificación ya que cada dato físico y genético se almacenara en una base de datos de acceso para las autoridades y permitirá se pueda relacionar si este en un futuro se ve involucrado nuevamente en un hecho delictivo o si su cuerpo es encontrado.

El estadounidense Kirk Bloodsworth paso casi nueve años en prisión, 2 de ellos en el corredor de la muerte, gracias a la verificación de su genotipo (ADN) se demostró que él no era el responsable de violar y matar a una niña de 9 años en 1984.

La herencia genética en combinación con el entorno da como resultado al fenotipo.

Lividez post mortem: posición de muerte. Bitácora y Apuntes de un Forense

Por Beatriz Aguilar Alejandrez

También conocido como Livor mortis, es uno de los signos reconocibles de muerte, la cual se caracteriza por unas manchas de coloración variable, rosa, achocolatada, rojiza-amoratada, estas dependerán de la causa de la muerte, estas marcas aparecen por efecto de la gravedad de la sangre, ya que se acumulan en las áreas de declive, esto es resultado dela hemolisis intravascular que la hemoglobina difunde, tiñendo el endotelio vascular y los tejidos perivasculares.

La manifestación cromática de la lividez en la piel no tan solo obedece a la presencia de sangre dentro de los vasos, si no también depende a la tinción de las estructuras fijas, las primeras manchas que aparecerán en el cuerpo serán después de los 20 a 45 minutos que se suscitó la muerte y serán en la región posterior del cuello, ya que por su pequeño espesor permite su rápida formación, esto si el cadáver está en posición de decúbito supino o dorsal, a esto le seguiráel resto del cuerpo, tronco, miembros superiores e inferiores.

Cabe aclarar que las primeras 12 horas la lividez obedecerá a los cambios de posición, las segundas 12 horas pueden aparecer nuevas manchas, a estas se le llamaran manchas paradójicas y serán de color menos intenso, sin que las anteriores desaparezcan, después de las 24 horas ya no se formarán nuevas manchas y las ya existentes se mantendrán.

Hay un fenómeno llamado Transposición de las livideces, siendo el desplazamiento de las manchas de lividez durante cierto tiempo después de su formación, logrando desaparecerla con la compresión fuerte y solo áreas limitadas, el ejemplo que expertos llevaron a cabo fue comprimiendo con un pulgar o bien cambiando de posición el cadáver, este fenómeno puede llevarse a cabo cuando la lividez cadavérica es reciente.

Las livideces cadavéricas tienen gran relevancia en los ámbitos médico legal y forense ya que nos puede ofrecer información importante, como, el diagnóstico de la muerte cierta, cuando es extensa es un signo de muerte, también se puede determinar la data de muerte al analizar la cronología de las diferentes etapas de la lividez; la posición del cadáver, al momento de su localización, las livideces representaran un fiel testimonio de la posición en la que ha permanecido el cuerpo después de su muerte ysi el cuerpo nos muestra manchas anormales diferentes a la posición en que se encontró, principalmente si se localizan livideces en planos opuestos.

Las diferentes manchas por posición son:

La denominada como Decúbito Supino o Dorsal, las livideces que presentan se localizarán en la nuca, hombro, región posterior del tórax, región lumbar y glútea; Decúbito Ventral o Prono, en esta las manchas se ubicarán en cara, región anterior del tórax y abdomen; Decúbito Lateral derecho o izquierdo, en esta las livideces se localizarán sobre el costado que se encuentre en contacto con los planos que lo sostienen, es decir las manchas aparecerándependiendo la posición exceptuando las partes sometidas a presión.

En una investigación todos los datos encontrados en el cuerpo nos ofrecerán evidencia importante para nutrir las pesquisas, teniendo una base científica que nos ofrezca hora de muerte, de igual manera si se localizan livideces anormales siendo indicio de que el cuerpo fue movido del lugar donde murió o fue asesinado o arrojado en el lugar que se localizó, ofreciéndonos datos de que existe una escena del crimen primaria.

Rigor Mortis: Hora de muerte: Bitácora y Apuntes de un Forense

Por Beatriz Aguilar Alejandrez

Es el estado por el que atraviesa el cuerpo de un ser vivo al morir, la rigidez e inflexibilidad de las extremidades es causada por los cambios químicos que sufren los músculos, provocando su retraimiento, cuando el corazón deja de latir, se suspende la circulación de sangre en el cuerpo, comenzando a perder temperatura y lo invade el endurecimiento.

Haciendo una retrospectiva historia, se revisa que esta información no era tomada en cuenta e innumerables errores se suscitaron en asesinatos violentos, en 1,507 las autopsias se comenzaron a considerar para determinar causas de muerte, en ese tiempo muchos médicos no comprendían exactamente lo que ocurría en los cadáveres e interpretaban como muecas de horror o de pánico lo que en realidad eran resultados de cambios físico por el endurecimiento de músculos, pero fue a partir de finales de 1,800 cuando se consideraron los fenómenos cadavéricos para determinar la hora de la muerte.

Alexander Lacassagne realizo diversos estudios que ofrecieron un verdadero avance en la comprensión de los fenómenos que tienen lugar en un cuerpo inmediatamente después de su muerte, pero a partir de 1900 que las invenciones tecnológicas como el microscopio, rayos X y en 1971 con la resonancia magnética que la medicina forense se vio favorecida.

Con la llegada de la muerte, cesa nuestro sistema de regulación homeotérmico, por lo que en un cuerpo que se encuentra a la intemperie esta rigidez comenzará a mostrarse entre las 4 y las 7 horas después de la muerte dependiendo la temperatura existente, este proceso iniciará por los músculos de la cara, mandíbula y cuello, de 7 a 9 horas seguirá, tronco yextremidades como brazos y piernas, de 12 a 18 horas el rigor mortis estará presente en todo el cuerpo, para las 24 y 36 horas habrá desaparecido la rigidez en el mismo orden que inicio.

Si un cuerpo está sumergido en agua, dependiendo de la temperatura de esta pueden pasar de 5 a 10 horas para que este se enfrié y la rigidez variaría, pudiendo pasar entre 2 a 4 días para que finalice el proceso antes mencionado. La correcta aplicación de esta técnica nos permitirá datar una muerte, tomando en cuenta todas las variantes descritas, el calor acelera y el frio ralentiza el proceso.

Determinar el tiempo de muerte es muy importante desde el punto de vista legal, en estos casos los médicos forenses deberán determinar la muerte en horas con la observación de los fenómenos cadavéricos, fisiológicos y químicos, en caso de tratarse de días o meses, tendrían que solicitar la ayuda de otras disciplinas como la Entomología forense, el resultado que arroje el dictamen médicopermitirá descartar o establecer culpabilidad en sospechosos.

En algunos países para determinar la data de muerte, no solo se analizan los fenómenos cadavéricos, este dictamen se debe regir por un cálculo de intervalo post mortem, apegado a un modelo de acumulación térmica, esto en base a la distribución geográfica de la zona en la que se haya localizado el cuerpo, de esta forma se ofrecerá un informe preciso de la hora de muerte.

En el contexto de las investigaciones forenses los avances que se han realizado han sido con el fin de ofrecer información confiable con una base científica.

Manchas petequiales en el ámbito forense: Bitácora y Apuntes de un Forense

Beatriz Aguilar Alejandrez

Son marcas de sangre puntiformes que aparecen cuando los capilares que están conformados por minúsculos vasos sanguíneos sangran internamente,en ocasiones aparecen en racimos, son planas al tacto, no pierden su color al presionarlas, pueden aparecer en parpados o superficie interna de la boca, esto puede deberse a diversas causas, entre ellas, esfuerzos prolongados como toser, vomitar, dar a luz, levantar pesas, el uso de algunos medicamentos o enfermedades leves o graves.

En este caso nos enfocaremos en el ámbito forense y el significado de esas manchas en un cadáver, estas marcas pueden encontrarse en la piel, la esclera o conjuntiva ocular, estos hallazgos pueden ser visiblese identificados en la inspección inicial y se relacionan con las causas anteriormente mencionadas, pero también son los clásicos signos de asfixia, debiendo definir si el deceso fue por alguna enfermedad, un hecho fortuito o una acción criminal.

El patólogo forense debe llevar a cabo la autopsia de ley y ofrecer a través de un dictamen lo que encontró, una de las áreas que inspeccionará este experto serábajo las membranas serosas torácicas como (pleural o pericardio), ahí encontrará las marcas conocidas como “Puntos de Tardieu”.

Auguste Ambroise Tardieu, fue un médico legista, investigador del maltrato infantil, fue el primero que observo estas marcas en algunos cadáveres de bebés considerando que eran exclusivas de la sofocación, pero se ha corroborado que estas manchas se encuentran en otras variedades de asfixia o procesos patológicos relacionados con anoxia, estas equimosis son resultado del aumento agudo de la presión venosa que sobre distiende y rompe la delgada pared de las vénulas, (son las que recogen la sangre de los capilares uniéndose a venas de mayor tamaño), estas marcas son características en victimas fallecidas que sufrieron compresión de cuello hasta su muerte.

Cabe aclarar que el resultado del patólogo forense tiene repercusiones en diversos ámbitos, como jurídicas, sociales, económicas, entre otras, por lo que es de suma importancia describir la correcta causa de la muerte, en algunos casos el dictamen forense lo mencionara como muerte por asfixia mecánica, por factores exógenos, sin especificar si fue un suicidio o un homicidio, en casos con estas características, los resultados en una autopsia pueden tener diversas similitudes, ahí es donde entra las evidencias encontrada en el entorno del cadáver y lo que conformaba la escena del crimen, ese todo reforzara el resultado final de la muerte y el inicio de las pesquisas.

En Reus,Tarragona, España, la policía investigo 2 casos aislados, con 15 días de diferencia, en los cuales involucraba a personas de la tercera edad, su etiología médico legal era similar, las marcas petequiales encontradas en ambas evidenciaba asfixia, el resultado del 1er. caso fue descrito como suicidio, dándole un cierre, en cambio el segundo, se tuvo que abrir una investigación, ya que era dudoso el dictamen forense y la evidencia encontrada en la escena.

El cuerpo humano siempre da evidencia lo que pasa en su interior, en el caso de un cadáver estas huellas dejadas, solo expertos sabrán leerlas, siendo la voz que contara la historia de los minutos previos a su muerte.

Medicina Legal y Forense: Bitácora y Apuntes de un Forense.

No pudiste ver la charla con el Dr Gustavo Salazar Fernández, decano de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California y fundador del Colegio de Medicina Legal en Baja California, hoy te la compartimos para que puedas escucharla a través de las plataformas de audio.

MEMORIAS DE UN CRIMINALISTA: El comienzo.

Por AlfredoPerezMX. Twitter/Facebook AlfredoPerezMX

Fue en 1987 cuando el Dr Gustavo Salazar Fernández me pidió sacara la cámara fotográfica del estuche que la protegía y montara el flash sobre ella, para tomar fotografías durante la necropsia que realizaría al cadaver que ya descasaba en una plancha anatómica -como comúnmente se le decía- en el servicio médico forense de Tijuana.

Sin uniforme, ropa de protección y tan solo equipo y material muy limitado trabajábamos en las áreas forenses de Baja California en la década de los ochentas. No había recurso económico para pagar tan “costosas” prendas de vestir o equipos expresaban los encargados de brindarnos las herramientas de trabajo en aquella época.

Fue una mañana fría de invierno cuando acompañe a mi jefe de unidad de Criminalistica e identificación Omar Orta Rodriguez (QEPD) así como al experimentado fotógrafo Alfredo Pérez Osorio al servicio médico forense en una unidad oficial.

Como si se tratara de una película policiaca, café y donas fueron las que llevaron hasta el cubículo del jefe del servicio médico forense entre 1987-1988 para sentarse a conversar entre ellos sobre los homicidios de aquella época mientras degustaban su café y su auxiliar o recluta los esperaba en el pasillo pendiente de lo que me ordenaran.

Cuidadoso y sumamente intrigado el Dr Gustavo Salazar con formación de piloto aviador de la Fuerza Área, distinguido por su exigencia y disciplina preguntó a señores Orta y Osorio, quien era el jovencito que los acompañaba. Ambos expertos respondieron “es el hijo de Alfredo y quiere integrarse al equipo, lo tenemos estudiando” dijo Orta.

Salazar Fernández de manera inmediata con su peculiar voz de mando me ordenó montar el equipo fotográfico para realizar diversas tomas fotográficas de una necropsia que tenía programada realizar.

Paso a paso, fueron explicadas las etapas de la necropsia mientras se me pedía tomar fotografías de cada incisión, corte, órgano, cavidad y lesión. Mientras el maestro Salazar cuidaba cada detalle y me exija realizar bien la actividad pericial.

Los tres expertos observaban mi desempeño, es decir, no solo era fotografiar las etapas de necropsia, sino que evaluaban mi comportamiento y reacciones de una manera muy pragmática y comentando entre ellos los resultados. Las habilidades y conocimientos sobre la fotografía eran fundamentales pero el carácter, templanza, cuidado y todo aquello que garantizara tu estabilidad en el desempeño de tus tareas era clave en la intervención forense.

Para la década de los ochentas no había escuelas en Baja California que ofrecieran carreras profesionales como Criminalistica o Criminologia, tus intenciones de poder estudiar se trasladarían a Nuevo Leon, Sinaloa o la Ciudad de México, donde ya se encontraban universidades dedicadas a ofrecer dichas especialidades o carreras profesionales.

No había formularios que llenar a través de exámenes, las evaluaciones eran prácticas y se basaban en el saber hacer y saber ser así como en el verdadero conocer. Estos eran parte de los requisitos no escritos para integrarte al equipo de trabajo donde se requería disciplina, convicción, discrecionalidad, profesionalismo, lealtad, compromiso, responsabilidad y entrega a tu trabajo.

Aún recuerdo las palabras que expresó el Dr Gustavo Salazar durante la práctica de la necropsia y que con los años les escuché a mis maestros Omar Orta, Miguel Pallares y Alfredo Pérez “en este trabajo tenemos horario de entrada más no tenemos horario de salida” así era la escuela y la enseñanza en aquella época. Cuando menos te imaginas transcurrieron décadas de trabajo, anécdotas, escenas, olores y experiencias muy características de ese tipo de trabajo como el aroma del cadaver en estado de putrefacción, sus órganos y huesos.

El encuentro de estas emociones, experiencias, anécdotas y tensión laboral entre cada caso e indicio que se analizaba quedaron registradas para que cuatro décadas después surgieran las memorias de un criminalista.

Identificar y reconocer la identidad de un cadáver es una responsabilidad del Estado: Bitácora y Apuntes de un forense.

Por Marisol Nuñez

La importancia de identificar a las personas cuya identidad se desconoce responde, asimismo, al derecho fundamental de todos los seres humanos a tener una identidad jurídica y, a las innumerables razones de tipo social que envuelve el desarrollo de los procedimientos de identificación de cadáveres.

En México aún no se realiza la suficiente inversión tecnológica a pesar de que la administracion federal ya manifesto su gran preocupacion e interes por atender el tema con prioridad.

De resultar posible el incremento de recurso conllevaria a que cadáveres que no habian sido identificados y quedaban en el olvido, en una fosa común. Sin poder esclarecer el hecho delictivo y el poder dar una explicación científica a lo ocurrido, sea parte del pasado.

El banco de datos odontológicos es importante ya que cuando la destrucción de tejidos blandos no permite la identificación de un cadáver, la odontología puede proporcionar los elementos necesarios que conduzcan a un exitoso término de la investigación.

La técnica de la elaboración de la ficha dental post mortem o Identoestomatograma (Odontograma) es un formato esquemático de carácter legal, en donde se registran las características bucodentales de un cadáver no identificado, con el propósito de compararlo con una ficha dental ante-mortem y poder Identificarlo, según define el Dr Alberto Correa |ESTOMATOLOGIA FORENSE |1990. Editorial trillas. S.A de C.V.

Crear un banco de registros dentarios en Mexico seria un reto muy significativo, porque se estaria recopilando la información necesaria de cada uno de los ciudadanos, facilitando así́ este método de identificación posmortem en caso de desapariciones.