Archivo de la categoría: Criminalistica

MEMORIAS DE UN CRIMINALISTA: LA FICHA DE IDENTIFICACIÓN.

En 1988 el éxito de la entrevista, obtención de datos personales y fotografía con fines de identificación criminal dependía de la habilidad del perito. (fotografía AlfredoPerezMX)

A lo largo de la historia de las ciencias forenses, autores de importantes obras coinciden en señalar que el especialista, experto o perito en alguna disciplina, arte o ciencia forense, juega un papel fundamental para el progreso de la sociedad en la que se desenvuelve y que día con día exige justicia, mayores y mejores resultados en la investigación criminal.

Se sabe que la pericia o práctica Forense no se limita a la formación profesional de un solo individuo, su desempeño es de carácter integral y multidisciplinario con el propósito encontrar la verdad de los hechos que se investigan.

Hace más de tres décadas, la intervención del perito asignado a las áreas de Criminalística y sistemas de identificación humana, se relacionaba de manera muy estrecha con su vocación y entrega a su trabajo.Su preparación, experiencia y conocimiento, contribuían en gran medida al progreso y buen resultado de una investigación Criminal.

En 1988 no existían los sistemas automatizados de búsqueda de huellas dactilares como hoy observamos en series de televisión, tampoco se había desarrollado software que almacenará los datos bio métricos de un individuo con fines de identificación ante y post morten como hoy se les enseña en las universidades a quienes optan por estudiar una licenciatura en Criminalistica o ciencias forenses .

Cuando un hombre o mujer eran detenidos e investigados por los agentes coordinados por el ministerio público, eran presentados ante el Perito para el levantamiento de datos y recopilación de información por lo que, el perito, llenaba entre diversos formatos y documentos un tarjeton que contenía los datos generales y aspectos físicos del sujeto que entrevistaba.

La habilidad del perito para realizar la entrevista era crucial, crear una empatía en la entrevista, generar confianza con el entrevistado pese a la peligrosidad del individuo, era un requisito fundamental para poder obtener los resultados deseados y llegar a la revisión de cada detalle incluyendo la superficie corporal del entrevistado.

La metodología y llenado de estos formatos, se daba en un pequeño espacio físico donde el perito, el sospechoso o presunto responsable acompañado de un oficial permanecían durante veinte o treinta minutos. La captura de la información era en máquina de escribir y no había margen de error al teclearlo.

En apego a lo señalado por Bertillon, la fotografía que identificaba a la persona, debía ser perpendicular al sujeto y, a una distancia de medio metro para fijar a detalle todas sus características antropometricas.

Los homónimos de sujetos bajo investigación eran buscados mediante tarjetas almacenadas en orden alfabético en cajones de archiveros metálicos que parecían interminables, que decir de la clasificación dactiloscopica bajo las fórmulas creadas por Vucetich las cuales eran cotejadas por el perito para encontrar el verdadero nombre de la persona que se investigaba invirtiendo hora en su búsqueda y no minutos como sucede hoy gracias a la tecnología.

Es muy cierto afirmar que la tecnología fortalece el trabajo forense, lo auxilia, coadyuva pero además lo facilita.

Hoy, los constantes cambios vertiginosos del mundo moderno exigen que los peritos cuenten con la preparación profesional necesaria para desempeñar su trabajo pero sobre todo, cuenten con una vocación de servicio basada en principios, valores y un código de ética muy estricto que no solo está escrito en un documento sino que lo viva con el corazón como lo ha escrito la historia de las ciencias forenses.

DRA LILIA ROMERO ES QUIEN IMPARTIRA EL SEMINARIO EN LINEA SOBRE TECNICAS DE ENTREVISTA FORENSE: SOCIFOBC

Sera la Dra Lilia Romero quien impartira el Seminario en linea sobre Tecnicas de Entrevista Forense el proximo sabado 26 de septiembre de este 2020 dentro del marco de actividades academicas, culturales y cientificas que organiza la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California A.C. con el apoyo de otros organismos academicos.

La Dra Lilia Romero es Médico Cirujano por parte de la Universidad La Salle y cuenta con Especialidad en Psiquiatría por parte de la misma universidad. Alta Especialidad en Psiquiatría Legal y Forense por el Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es Perito particular en materia de Psiquiatría forense. Conferencista y capacitadora a nivel internacional en temas relacionados con la Psiquiatría forense, Análisis de la conducta y el comportamiento criminal y temas relacionados.

Dentro de las diversas actividades que ha realizado la Dra Lilia Romero destacan fuera de México la capacitacion presencial para la Policía Nacional de Ecuador (a traves de la Inspectoría General), capacitacion con la Consultoria Wens ahora llamada “Idea”, asi como la imparticion y catedra al Ejército y Banco Nacional de Guatemala, asi como al Poder Judicial de Panamá. Ha sido conferencista en la Universidad de Carolina (UPR Carolina) en Puerto Rico.

Los registros para este seminario que sera en linea el proximo 26 de septiembre tiene cupo limitado y podran registrarse mediante el siguiente enlace en donde recibira indicaciones del proceso de inscripcion.

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSd3uaMKkCj3Z_y9EWrjtw9GwbmTMgWFeJBWz2LQ1QOu-95BYQ/viewform

De acuerdo a los especialistas consultados se trata de un seminario de alto nivel y excelente calidad que presenta la Dra Lilia Romero.

“Las Ciencias Forenses deben ser comprobables a través de método y procedimiento, sus resultados deben ser medibles, de lo contrario, solo son oficios o disciplinas con posibilidad de una mala práctica”

autor: AlfredoPerezMX fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California

Criminalística

“La Criminalística no puede concebirse sin metodología ni práctica, quienes así lo hacen o promueven se convierten en charlatanes”

Autor: AlfredoPerezMX Fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California

EL LABORATORIO DE CRIMINALISTICA E IDENTIFICACIÓN DE LA POLICÍA: Memorias de un Criminalista.

Por Alfredo Perez MX

🔬🔍📏🩺

EL LABORATORIO DE CRIMINALISTICA E IDENTIFICACIÓN DE LA POLICÍA

Era un espacio reducido entre archiveros metálicos, mobiliario y puertas de madera donde se resguardaban las evidencias que eran recolectadas por los detectives en los años ochentas en la ciudad de Tijuana.

El lugar que era utilizado como oficina administrativa almacenaba todo tipo evidencias, aparatos eléctricos, objetos, cuchillos, armas y restos óseos, los cuales eran colocados arriba de los archiveros con óxido en su superficie y que guardaban más de quince mil huellas dactilares y los llamados “tarjetones” que contenía nombres de personas que habían sido detenidas por la Policía durante los operativos de vigilancia que realizaban.

El laboratorio de criminalistica de la policía judicial reunía objetos con manchas de sangre, cuchillos, herramientas y otros indicios que daban formaban al mosaico de tan peculiar oficina caracterizada por un aroma que se confundía entre documentos y restos orgánicos.

Entre las evidencias recolectadas y resguardadas, sobresalía un cráneo humano que descansaba arriba de uno de los archiveros, el indicio y evidencia había sido encontrado en un lote baldío de la ciudad de Tijuana y, estaba siendo analizado por los peritos y detectives para realizar la primera reconstrucción cráneo facial que se haría en Baja California.

El detective Omar Orta Rodríguez acompañado de mi señor padre Don Alfredo Pérez y los maestros Gustavo Salazar Fernández, Miguel Pallares y el recién incorporado odontólogo forense de aquella época Arnulfo Bracamontes, serían los responsables de darle vida y rostro a ese cráneo encontrado en la ciudad y que conmocionó a la comunidad por el hallazgo.

Aún puede imaginarse los primeros retratos hablados elaborados a lápiz, basados en las descripciones contenidas en los reportes de localización y extravío de personas en aquella época.

De hecho el periódico de la región publicaba esos retratos para que la ciudadanía diera información sobre los mismos o sobre el parecido con alguna persona que pudieran conocer.

Los rasgos antropométricos y los más característicos de cara y cuerpo de quien pudiera ser la víctima era lo que se buscaba en los dos diarios que se imprimían todos los días en Tijuana.

Retratos hablados y reconstrucciones cráneo faciales no se habían realizado en la región noroeste del país, no se tenía registrada esa práctica forense en Tijuana.

Durante la investigación y según los datos preliminares de algunos reportes registrados por los detectives, el cráneo de quien se podía tratar de una mujer por arriba de los años según la opinión de los forenses, era el dato más aproximado que tenían.

Justo es decirlo, pasaron cerca de diez a quince años para la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y el Instituto de Antropología de la UNAM diseñarán un sistema de “retrato hablado” asistido por computadora, mismo que sería nombrado como “La Cara del Mexicano” entre 1992-1994.

Cabe mencionar que, en Mexico no existía un sistema informático que realizara esta actividad de manera automatizada, esos proyectos solo eran desarrollados en Alemania, Francia, España, Estados Unidos e Israel, por ello la aportación a la práctica era de gran trascendencia para el país.

Muchas de las investigaciones de aquella década de los setentas y ochentas dependían de la intuición de los investigadores y peritos o de las habilidades artísticas que tenían algunos detectives para plasmar los rasgos más representativos en retratos hablados, planimetrías y representaciones gráficas durante la reconstrucción de hechos.

Los retratos hablados eran elaborados mediante técnicas de lápiz, carbón o pasteles. Por ello, Orta -como aparecía en su firma del retrato- elaboro uno de muchos que se convertiría en la base y referencia principal para la reconstrucción facial de aquel cráneo que ya se sabía pertenecía a una mujer y presentaba un fuerte golpe en una de sus partes.

Empleándose la escultura con barro, plastilina o arcilla bajo técnicas artísticas y siempre apoyado con peritos en medicina legal y odontología forense iniciaron los trabajos de la reconstrucción que hoy ya puede realizarse mediante infografias o gráficas automatizadas.

Ante la inexistencia de la computadora y sistemas para elaborar infografias como hoy en día se llevan a cabo, se realizaron representaciones gráficas a partir de una imagen defectuosa que uno de los detectives tenía en su reporte y estaba plasmada en fotografía en blanco y negro, que presentaba un notable deterioro por tiempo y humedad pero que gracias al retrato hablado y técnica fotográfica podía recuperar la imagen .

Durante aquella reconstrucción cráneo facial, se logró dibujar previamente el rostro de una mujer que de acuerdo al avance de su edad podía tratarse de aquella persona extraviada y no localizada cuyo reporte había sido levantado por su ex esposo .

De esta manera, sin importar las limitaciones materiales, económicas o tecnológicas se lograron obtener excelentes resultados.

Así se logró conocer la identidad de la víctima y explicar su asesinato, además de asegurar al responsable del mismo, con la intuición convertida en método y posteriormente en ciencia en aquel laboratorio de Criminalistica e identificación de la policía en Baja California.

La familia del forense: Memorias de un Criminalista

Por Aghata S

Un día, llegaron a casa más temprano que yo mi hija y mi nieta… Casa que como buena mexicana aparte de plantas tiene sus perros, gatos y pájaros….
Uno de mis gatos, derribó una jaula y se come a uno de mis pájaros, dejando el rastro de plumas esparcidas por la sala…….
Al abrir la puerta lo primero que observan mis hijas son plumas de una ave esparcida sobre el suelo.
La reacción de mi nieta fue cerrarle el paso a su mama y decirle ”No muevas nada, No limpies….háblale a mi abuela”…..
Pronto mi hija sonrió y me compartió las fotografías del hecho donde uno de los gatos- aún sin identificar cuál lo cometió- había dejado indicios de que algo había sucedido en el seno del hogar.


Entre risas mi hija me comparte el momento vía whatsapp, fotos del lugar de los hechos, mi nieta aparece en algunas de ellas señalando cada indicio como si estuviera exponiendo una cátedra de la preservación y búsqueda de indicios en el lugar de hechos, hoy lugar de la intervención.

Hace un par de días acudimos algunas escuelas para socializar lo que hace un criminalista y la importancia de su trabajo como el de muchos más.
Al concluir la presentación los niños en escuela con su singular inocencia comparten lo aprendido y lo replican en casa y con sus compañeros. 
Continuamos asistiendo a las escuelas y llevamos equipo, platicamos de cómo se obtienen huellas y les hablamos de la importancia de la denuncia,  hablamos del que hacer, como ayudar.

En preescolar vestimos a los niños con batas de papel y se les colocó una placa (claro de foam) como parte de su identidad y salieron del turno contando toda la hazaña vivida. 

El criminalista no es un levanta indicios como últimamente se nos ha catalogado por estar certificado para ello, pensamos, observamos, analizamos y plantemos hipótesis que pueden ayudar en la formulación del caso.
El verdadero criminalista va más allá de lo que se observa, es capaz de que su resultado pueda darle sentido a cualquier investigación.

Alta expectativa del trabajo pericial.

Por Agatha
En un México desafortunado, la mayor parte de la gente ofendida ya no denuncia ante la autoridad, se ha perdido esa cultura, solamente de dos a tres personas de cada diez lo hacen y el resto no, las razones son muchas pero destacan según la ENVIPE 2019 la incomodidad que representa trasladarse hasta la agencia del Ministerio Público, el miedo a la amenaza o también el miedo a la extorsión por parte de los funcionarios y la desconfianza en las instituciones.
Resulta elemental que quienes tienen el primer contacto con la víctima sean personas sensibles y muestren empatía, comprensión pero sobre todo voluntad para resolver el problema del ciudadano.
Cuando finalmente se logra llegar a la barandilla y una vez formulada la denuncia, los ofendidos quedan a la espera de la clasificación del delito en base al monto de lo robado y se envía a la UTMC (Unidad Tramitadora Masiva de Casos) donde es posible no tenga resultados favorables o se canaliza a la agencia especializada en delitos de robos para que inicie su carpeta de investigación dentro de miles que se registran cada mes.
Sin embargo, en todo este contexto, cuál es la participación de los peritos?
Resulta interesante conocer a qué se enfrentan las y los que realizan el trabajo científico de la investigación cuando acuden a campo o, atienden la intervención relacionada con un robo.
Las respuestas más comunes son:
1.-Las personas ya movieron los objetos y su posición final fue modificada, recogieron, repararon el lugar, esto lógicamente se da porque la solicitud llega a los servicios periciales cinco días después de haber interpuesto la denuncia.
2.- En la mayoría de los casos los ofendidos comentan que la misma Policía Municipal como primer respondiente les dijo que no era necesario acudir a denunciar, que ellos tienen la capacidad para generar la pre denuncia pero esto no sucede y los ofendidos son engañados y se desilusionan con el trabajo policial.
3.- “Periciales nunca encuentra nada!!! ” eso les comenta la Policía Municipal al ofendido y lógicamente a los ofendidos lo que más les interesa es salvaguardar lo poco que les dejaron, por ello reparan lo dañado y limpian el desorden que les dejaron.

En este sentido cualquiera que sea la opción de las tres anteriores es un mal mensaje que brindan las instituciones encargadas de la seguridad y justicia para los ofendidos, a pesar de lo anterior les reafirman que su caso no prosperará debido a que la investigación no inicia con un procesamiento adecuado de la escena ni tampoco existe una cultura de promover la intervención pericial.

De la misma manera son los mismos funcionarios quienes desalientan a las víctimas de delitos de presentar la denuncia y en consecuencia aquella idealización de procuración y administración de justicia se desvanece para el ofendido.

Los resultados de las encuestas de INEGI repiten una y otra vez resultados similares, las personas no denuncian y el porcentaje de la cifra negra está por encima del 98%.

Valdría la pena que en las opciones de respuesta de la ENVIPE agregará la credibilidad en el trabajo pericial o la desconfianza también en ellos.

Memorias de un Criminalista: El valor del perito en la actualidad.

person black holding lumix dslr camera
Photo by Alex Fu on Pexels.com

Hace algunos días conversando con una experimentada criminalista con quien tuvimos la oportunidad de trabajar juntos y compartir los logros en el resultado de algunas investigaciones forenses, nos externaba su preocupación por la ausencia de un adecuado valor al trabajo del criminalista.

Sobre una mesa de cristal y un par de tazas de café conversábamos y platicaba  que días atrás, habían arribado a la unidad de investigación sin detenido- en una de las agencias del Ministerio Publico-,  un grupo de estudiantes de la carrera de criminología.

La intención de los universitarios era realizar una entrevista con algún perito -según comentaron-  como parte de una tarea.

grayscale photography of human skull
Photo by ahmed adly on Pexels.com

El grupo era muy grande y numeroso, las instalaciones sumamente pequeñas y reducidas por lo que se les pidió ingresaran solo dos representantes del grupo y, en pocos minutos de dialogo entre ellos, escogieron a dos de sus compañeras que los representarían.

Una vez en las instalaciones, las dos jóvenes universitarias registradas de acuerdo a  los protocolos de seguridad, se sentaron cómodamente frente al escritorio para iniciar con la entrevista con la perito en presencia del auxiliar administrativo.

“Las chicas traían entre sus manos una hoja con algunos cuestionamientos por lo que pude apreciar”, externo la criminalista.

Previo a las preguntas que formularían las universitarias, la experta les preguntó ¿ustedes estudian la carrera de criminología cierto? Ambas asintieron.

“Déjenme hacerles una pregunta para generar un ambiente de confianza previa a la entrevista, les parece? Respondieron afirmativamente con una sonrisa.

“Me podrían decir cuál es la diferencia entre un criminalista y un criminólogo? y respondió la universitaria “Si!…el criminalista es el que levanta la evidencia y pone los conitos”.

skull
Photo by Mitja Juraja on Pexels.com

Como balde con hielo cayó en la cabeza de la especialista con más de quince años de trayectoria aquella respuesta de la estudiante de criminología.

La criminalista con quien conversaba y quien dejo de beber por un momento aquella taza de café -por cierto muy cargado como le gusta tomarlo- dijo:  “Que razón tienes en expresar la urgencia de fortalecer el quehacer profesional de un criminalista. He meditado mucho desde aquella experiencia con las jóvenes universitarias”.

“Que nos hace falta a los criminalistas para ser reconocidos en nuestro trabajo? ¿Por qué somos ignorados?  ¿Por qué nuestro trabajo no es valorado? ¿Realmente las personas sabrán lo delicado, importante, fundamental que es nuestro trabajo en una investigación? En un juicio?” exclamo con gran preocupación.

“Hace falta mucha gente con ese pensamiento positivo. Debemos de hacer valer el trabajo del perito en criminalística o cualquier otra especialidad”.

“Desafortunadamente, en mucho influyen la proliferación de escuelas que ofrecen la carrera de criminalística, sin ninguna supervisión o certificación de sus planes de estudio y en el peor de los casos sin validez oficial” expreso aquella especialista que enfrento muchas adversidades a lo largo de su trayectoria laboral y profesional.

abstract anatomy art blur
Photo by Pixabay on Pexels.com

“La ignorancia de muchos y muchas así como la arrogancia o soberbia de otros, también ha  contribuido en un alto porcentaje en demeritar el valor del perito “empírico”, el de la vieja escuela, el que se hizo perito, experto o especialista en base a pocos recursos, tropiezos, caídas, dolores de cabeza, lagrimas e infinidad de desveladas”.

“Aquellos personajes y maestros que nos exigían e inculcaban disciplina, profesionalismo y ética, hoy  para muchos son considerados obsoletos” puntualizó.

Al escucharla y ver su rostro de gran preocupación, frustración y, un tanto molesta, le dije:

“Un criminalista aplica métodos y técnicas de investigación, sus principios fundamentales versan en la ciencia y no en la especulación del trabajo o las apreciaciones subjetivas u opiniones simples o tontas de cualquier inexperto o improvisado profesor, alumno o funcionario “.

Acaso los más ilustres y distinguidos criminalistas que surgieron a partir de 1847 se han convertido en nada?  Sus obras no trascendieron?

grey skulls piled on ground
Photo by Renato Danyi on Pexels.com

Lo cierto es que, la criminalística ha tenido una evolución muy significativa y los vertiginosos cambios al sistema de justicia penal obligan a quienes se dedican al campo forense,  estudien, se preparen, se actualicen, certifiquen pero sobre todo, acrediten su pericia, su labor y su preparación. Nuestra responsabilidad es salir a demostrar cuan valioso es el trabajo y preparación de un criminalista, su entrega, dedicación y pasión.

No importa si hoy lo clasifican como empírico, científico o académico, de campo o de gabinete, lo importante es crear una sinergia  y mientras esto no suceda, los criminalistas y criminologos estarán condenados a vivir en la obscuridad sin trascender mas allá de aquel dictamen que firman y llenándose de falsos espejismos.