Archivo de la categoría: Adolescentes

Matrimonio entre adolescentes, tema polémico — En Línea BC

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, en su artículo 45 señala que “las leyes federales y de las entidades federativas, en el ámbito de sus competencias, establecerán como edad mínima para contraer matrimonio los 18 años”, y desde la publicación de este documento en diciembre 2014, todos los estados de […]

a través de Matrimonio entre adolescentes, tema polémico — En Línea BC

Anuncios

Año nuevo y marihuana legal

23783458_10155018112170841_2925314999786770598_o

Por Abraham Cortez Bernal*

A partir de este primero de enero de 2018, en California, Estados Unidos, está permitido el cultivo, posesión, venta y consumo de marihuana para fines recreativos. Ello luego de que en noviembre de 2016 fuera aprobada electoralmente la Proposición 64 conocida como AUMA o Adult Use of Marijuana Act, con casi ocho millones de votos, que representan más del 57% de la totalidad de sufragios. Por cierto, ocurrió bajo la administración gubernamental de Jerry Brown, quien también fuera gobernador del mismo Estado en 1976, cuando se redujo de forma considerable la penalidad para la posesión de dicho enervante.

En este sentido, California se convierte en la sexta entidad de esa nación con disposiciones similares, aunque por su cantidad de población, ya la prensa internacional se refiere a esta como el mercado de marihuana legal recreativa más grande del mundo.

Pero veamos qué tan adecuada fue dicha decisión electoral: Todo gobierno tiene entre sus responsabilidades administrar los recursos y brindar los servicios necesarios para resolver problemas y enfrentar desafíos y riesgos con que cuenta su sociedad. Para ello un primer paso es clasificar el problema tanto por sus causas, como por sus posibles efectos de peligrosidad o lesividad para saber bajo qué rubro de soluciones institucionales podemos eliminarlo o disminuirlo. Partiendo de ahí, el consumo de la marihuana es un problema si este ocasiona daños a la salud o si sus efectos colaterales implican la manifestación de comportamientos antisociales.

Ahora bien ¿Cuál de las instituciones y respuestas al problema es la más adecuada? Aquí es donde sociedad y gobierno dividen sus opiniones, pues hay quienes lo consideran un problema que sólo puede resolverse con cárcel, otros mediante una política sanitaria, otros lo ven como un desafío de la política económica y otros de plano no saben con qué combatirlo, dando palos de ciego.

En California, sin eludir que el consumo de marihuana es un problema, se ha tomado la decisión de controlarlo mediante dos frentes distintos a la criminalización. Por una parte una serie de medidas restrictivas tendientes al control de la salud pública. Por ejemplo sólo está permitida la tenencia de hasta 28.34 gramos de marihuana o una onza por persona, que sea mayor de 21 años de edad, y que no podrá fumar conduciendo, ni a menos de 300 metros de zonas infantiles como escuelas o parques. Si alguien desea cultivar en casa, podrá hacerlo solamente hasta con 6 plantas.

Por otra parte, aunque no propiamente en el discurso gubernamental, se ha considerado el aspecto político económico, pues el Estado de California cobrará un 15% de impuestos sobre la venta de marihuana a cada establecimiento rigurosamente autorizado, a lo que podrán sumarse un 10% de impuestos para los municipios sobre la venta, previendo algunas consultoras especializadas un mercado legal desde cinco mil ochocientos, hasta once mil millones de dólares al año, con su respectivo ingreso fiscal. Si con ello se reducen también las ganancias del crimen organizado, entonces indirectamente se lograría también algún objetivo de política criminal.

En contraposición existe otro criterio, en donde la persecución y combate de los delitos “contra la salud” deja miles de muertes al año, los cuales jamás lograría el consumo de droga por excesivo que fuera. Pese a las probanzas históricas de que ha salido más caro el caldo que las albóndigas, es una postura que desafortunadamente hoy se mantiene firme en muchos países. Lo curioso ahora, es que dicha postura de criminalización también se mantiene firme por el gobierno federal de Estados Unidos en donde la marihuana sigue siendo considerada como una sustancia ilegal, y en donde se cuenta con un fiscal general que públicamente ha expresado que es una sustancia perjudicial que no se debe normalizar y que la ley está para aplicarse.

Si el encarcelamiento y muerte de seres humanos no han logrado conciliar esta contradicción tanto política como normativa, habrá que ver si próximamente lo logran algunos miles de millones de dólares en impuestos y derrama económica, que dejarán a muchos un próspero y feliz año nuevo 2018.

El autor tiene maestría en Ciencias Penales por la Universidad de Barcelona y es profesor de Derecho penal en la U.A.B.C.

acortez@cienciaspenales.info  

 

Re activan Programa DARE en Tijuana

TIJUANA.- Como parte de eliminar el consumo de drogas en la niñez tijuanense, se firmó un convenio de colaboración entre el XXII Ayuntamiento de Tijuana y Tijuana Innovadora para iniciar con el programa DARE en la ciudad.

a través de Suman esfuerzos para arrancar con el programa DARE en escuelas de Tijuana — En Línea BC

Estas son las mejores fotos realizadas por un iPhone en 2017. — Fotografía DSLR

La mejor cámara para un fotógrafo va a ser siempre la que tenga disponible en ese momento. Si no puedes contar con una cámara no podrás captar el momento, así que por muy poca resolución, nitidez o calidad que nos pueda ofertar la cámara que tengamos a mano, se va a convertir para nosotros en […]

a través de Estas son las mejores fotos realizadas por un iPhone en 2017. — Fotografía DSLR

NECESARIO REFORZAR LAS ESTRATEGIAS DE ATENCION Y PREVENCION DE VIOLENCIA EN JOVENES

Tijuana B.C. Cada vez son mas los jóvenes que incurren en conductas violentas y delictivas en nuestro país ante la falta de espacios de crecimiento, oportunidades y una permanente atención de carácter integral entre sociedad y gobierno.

Un informe que fue elaborado por el Instituto Regional de Investigaciones sobre Prevención y Participación Ciudadana de Baja California A.C. luego de celebrar hace un par de meses en Tijuana, el 1er. “Foro Juvenil de Salud Mental Comunitaria: Estrategias de Atención y Prevención de la violencia” señala que la falta del buen manejo e identificación de las emociones en adolescentes se ha convertido en un factor detonante de violencia en los hogares y planteles educativos, lo que nos lleva a deducir en que ambos espacios están articulados entre si.

El documento en mención, establece que muchas de las emociones encontradas entre niños, niñas y adolescentes han sido de carácter intenso caracterizado por los pensamientos, sensaciones y reacciones fisiológicas propias de esa etapa, sin embargo, ante la falta de seguridad, consuelo y tranquilidad hacia ellos, los momentos difíciles para los adolescentes “se complican” y generan un estado emocional de frustración permanente que lo acompañan con reacciones violentas hacia su entorno y para el mismo al grado de ocasionarse muchas veces alguna tipo de lesión o hasta la muerte.

La apertura de información vertida en redes sociales, sitios de internet y algunos medios de comunicación es un factor que influye para que un joven adolescente incurra en una conducta no solo violenta sino que ademas sea delictiva y transgreda el bienestar y patrimonio de los demás. Lo cierto es que cada vez son mas los jóvenes que comenten delitos que van del orden federal como la portacion de arma de fuego y narcomenudeo o los del orden común entre los que se encuentran los daños en propiedad ajena, lesiones y robo en sus diversas modalidades.

En esta etapa de diversificación de la conducta violenta que puede ser exteriorizada muchas veces por el consumo de algún tipo de substancia, droga o alcohol, se corre el riesgo de la afectación y alteración de su capacidad motriz, memoria, daño a su organismo principalmente de carácter irreversible al sistema nervioso central, sino que ademas incrementa la posibilidad de que los adolescentes incurran en la comisión de un hecho delictivo.

imagesEl documento del cual se hace referencia, cita que cada vez son mas alarmantes las edades tan tempranas en el uso y abuso de drogas y que estadisticamente se consideraba la etapa de la adolescencia  como la etapa de inicio al consumo de drogas sin embargo, se habían detectado casos de menores  en escuelas primarias, hallazgo que se fortalece con lo señalado por el Dr. Manuel Mondragon y Kalb quien fuera Comisionado Nacional de Seguridad y ahora emprende la gran tarea de ser Comisionado Nacional contra las Adicciones y en días recientes estuvo participando en el Foro de Adicciones y Seguridad llevado a cabo por la Comisión de Participación Ciudadana de la XXII Legislatura del Congreso del Estado de Baja California.

dfef1-blogger-image-4965251Lo cierto es que ante los diversos componentes del contexto actual, muchos de nuestros jóvenes se enfrentan ante la pobre o nula integración familiar por diversas circunstancias entre las que destaca las cargas laborales de los padres, el abandono de ellos u omisión, la falta de alternativas al ocio y la grave influencia o “presión social” de compañeros o grupos de pares, hacia el consumo de alguna sustancia o enervante. Que decir del entorno donde los adolescentes crecen, por ejemplo, la Encuesta Nacional de Victimizacion y Percepción sobre Seguridad Publica en su apartado Atestiguamiento de Conductas Delictivas o antisociales señala que en el país 63.8% de la  población de 18  años y  más  identifica en los alrededores de su vivienda, como primera conducta delictiva o antisocial, el consumo de alcohol en la calle. Sin descartar el dato alarmante que describe la encuesta nacional al señalar un incremento en el porcentaje de la población de 18 años y más que identifica en los alrededores de su vivienda el consumo y la venta de droga entre el nivel observado en  el 2012 y el estimado de 2015.

020041DS139_DURANTE_36_17122014Tal parece que la sociedad en general ha olvidado que la familia juega un rol determinante e importante en la supresión de estas conductas, la presencia de una integración en la estructura familiar contribuye a que los jóvenes desarrollen conductas y actitudes positivas, pero también la formación de hábitos saludables y buen manejo de emociones son factores repelentes de las conductas violentas y delictivas frente al entorno al que se pueda enfrentar.

Los padres de familia han olvidado establecer límites acordes a las edades de nuestros jóvenes y sobre todo han olvidado que la comunicación debe ser continua, permanente y de frente como un factor de protección.

14Hoy en día, la desintegración familiar, deserción escolar y adherencia a las pandillas, son problemas que están articulados entre si, sus causas y sus efectos provienen de una transversalidad donde la falta de solución a cualquiera de ellos genera un problema mas grave que conlleva a la desestabilización emocional, motivando que nuestros adolescentes busquen fuera del seno familiar esa estabilidad emocional y que en ocasiones la pandilla  o grupos delictivos les “brindan”.

Mas del 90% de nuestros adolescentes gritan y piden en silencio amor y cariño en el hogar, contrario a lo que supondría cualquier adulto. La buena comunicación con la pareja y/o demás integrantes del seno familiar, los límites claros y reglas en el seno del hogar, así como las sanciones por transgredirlas y el desarrollo y practica de valores como el respeto y fomento de la autoestima harán a nuestros adolescentes mas seguros en si mismo y con mayor capacidad de decisión de lo negativo y positivo en la sociedad.