El Campo Pericial de los años setentas en Baja California


Decanos Fotografia ForenseEn el mes de septiembre del año 2011, directivos de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California y del Colegio de Medicina Legal y Forense de Tijuana, se sumaron por vez primera para otorgar un reconocimiento a quienes por más de 35 años de servicio, se habían  desempeñado en la práctica forense de esta entidad, destacándose entre los hombres que recibieron el reconocimiento Omar Orta Rodríguez, Gustavo Salazar Fernández, Alfredo Perez Osorio, Miguel Pallares Diaz y Jose Luis Padrón.

Éste reconocimiento que se otorgaba  entre ambas organizaciones, era un distintivo ha quienes por muchos años se desempeñaron en la practica pericial y construyeron los primeros pasos hacia la investigación forense que hoy conocemos en Baja California  y que quizás no esta documentada en los libros de texto que hoy utilizan las universidades que imparten licenciaturas relacionadas con las ciencias forenses.

La mayor parte de estos hombres, son conocedores de la fotografía forense, de la dactiloscopia de Vucetich y Henry, del retrato hablado elaborado al carbon o en lápiz , de la criminalística de campo aprendida con estadística,  de la medicina forense, de la toxicología y otras disciplinas que no fueron todas aprendidas dentro de una institución educativa y que, por el contrario su experiencia se debía al tiempo de su practica.  Tiempos donde se implementaba la prueba de rodizonato de sodio que sustituia la prueba de la parafina, de aquel cuarto oscuro en el que se revelaba en blanco y negro y seria sustituido por laboratorios automatizados, tiempos en donde  todas y cada una de las fotografías que provenían del lugar de los hechos debían ser calculadas sin error,  las 36 exposiciones con los que se contaba dentro de un rollo de película debían de ser suficientes para ilustrar la historia de los hechos que se investigaba.
RECONOCEN A LA POLICIA MINISTERIAL EN BC, ENTRE ELLOS UN DECANO DE LA SOCIFONo había cabida para la fotografía preliminar o “preview”, en la que de no contar con buena iluminación podía ser desechada a través de un solo clic. El fotógrafo debía  tener la capacidad y experiencia de manejar el obturador combinado el diafragma, apertura y sensibilidad de la película, no había margen al error, sólo se tenía una oportunidad de tomar la fotografía , después todo cambiaba.

Así  lo platica Don Alfredo Pérez Osorio que por mas de 40 años de servicio en el campo pericial de la entidad se dedico a la fotografía forense y dactiloscopia .

Para Gustavo Salazar Fernández, medico militar y primer jefe del servicio medico forense en Tijuana quien ademas fue fundador del Colegio de Medicina Legal, recordó que desde 1975, Don Alfredo Pérez Osorio, había contribuido con la fotografía forense en muchos casos que habían impactado en la región. Era un factor determinante en los resultados de una investigación pericial y se trataba del mejor elemento de apoyo, pues con ella se conseguían imágenes que revelaban claramente impresiones que no  eran visibles para el ojo humano.

img_2415Don Omar Orta Rodríguez, (QEPD)  fue uno de los primeros jefes del laboratorio de criminalística de la entonces Policía Judicial del Estado, previo a ella se denominaba servicio secreto entre los años setentas. Para la década de los ochentas, el “laboratorio” como lo conocían los detectives,  se incorporo a la estructura de los servicios periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado en donde se dieron los primeros cambios significativos en materia de infraestructura y equipamiento.

Quienes vivieron esa década aun pueden atestiguar que en la nota policiaca de los medios regionales, aparecían los retratos hablados que elaboraba Orta Rodríguez y firmaba en la parte inferior derecha, el retrato podía ser la identificación del sospechoso, el rostro de una persona extraviada hasta la descripción gráfica de un menor.Las técnicas utilizadas eran suficientes para que los detectives pudieran realizar su trabajo. Algunos representaciones gráficas eran muy peculiares y llevaban el sello y estilo de dibujo que Omar desarrollaba.

Es así que  tres hombres valiosos para la investigación pericial de los años setentas y ochentas hicieron sus aportaciones a los conocimientos que hoy se saben fueron claves para el esclarecimeinto de muchos hechos delictivos, por ello los distinguieron como miembros Decanos de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California el  21 de Septiembre del 2011 y hoy la aportación es para ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s