El Penal del Altiplano cuenta con 8 torres de vigilancia y 750 cámaras de circuito cerrado en zonas estratégicas 


Canal Judicial

El Centro Federal de Readaptación Social Número Uno de Almoloya de Juárez se terminó de construir en 1991, en el sexenio de Carlos Salinas.

Abarca 260 mil metros cuadrados, con 8 torres de vigilancia y 750 cámaras de circuito cerrado en zonas estratégicas.

Sus paredes son de un metro de espesor; sus pasillos, escaleras y pasadizos se diseñaron en todas direcciones para desorientar.

Hay, o había, sensores subterráneos para detectar cualquier intento de excavación y múltiples radares para alertar e inhibir cualquier intención de fuga.

Hay cables de alta tensión alrededor de sus muros de 15 metros de alto, reforzados por más sensores infrarrojos y ópticos.

Las puertas son controladas con seguros electromagnéticos de cierre automático tras un lapso de treinta segundos.

Las celdas están a la vista del pasillo de control.

El penal está restringido para las comunicaciones electrónicas y sobrevuelos.

Las visitas son un día a la semana…

Ver la entrada original 59 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s