In Memoriam: Dra. María Magdalena Sánchez Muñoz

92affc28-32f5-429d-b3af-28c384913736Fue el 2 de Mayo de 1995 cuando Magdalena Sánchez Muñoz ingresó por la puerta de metal que daba al acceso de la planta baja de Servicios Periciales en Tijuana.

A su llegada se podía observar su rostro que reflejaba una pequeña sonrisa pero al mismo tiempo un gesto de incertidumbre, una mirada temerosa por lo que ella observaba en el interior de esas oficinas llenas de archiveros y evidencias.

Seguramente la primera impresión para ella fue, observar la gran cantidad de indicios que se analizaban en el departamento de Identificación conocido como Área 3 y que, una vez concluido su procesamiento de cada indicio a petición del Ministerio Público , eran embalados en bolsas de papel estraza y colocados arriba de los archiveros metálicos de aquella oficina en la que se convertiría en su segunda casa.

María Magdalena Sánchez Muñoz había estudiado un semestre en la facultad de medicina de la Universidad Autónoma de Baja California, al concluir dicho semestre, optó por estudiar en la facultad de odontología del mismo campus.

img_0940

Magdalena Sánchez como le agradaba que la nombraran en una actitud muy genuina y una sonrisa muy particular, estuvo en el lugar y momento adecuado para recibir la invitación e incorporarse a las filas de los servicios periciales.

Magdalena trabajó por muchos años como asistente dental del Dr. Bogarin, un profesionista reconocido en la región con amplia cartera de clientes y con quien desempeñó sus conocimientos y prácticas en la odontología por más de diez años.

Fue Bogarin quien recibió la invitación para trabajar en los servicios periciales entre 1994 y 1995 cuando se fortalecía la profesionalización y se dotaba de herramientas básicas para desempeñar las funciones de las áreas de criminalística, medicina, química e identificación humana en la Dirección de Servicios Periciales.

En esta etapa de transformación surgió la necesidad de incorporar nuevos perfiles al trabajo forense como fueron los odontólogos.  Bogarin rechazó la invitación y es en ese momento, cuando el responsable del consultorio dental le pregunta a su asistente si le interesaba la oferta y ella la acepta.

img_2940Valiente y emprendedora, Magdalena Sánchez aceptó el reto de incursionar en la odontología forense, una disciplina en la que pocas mujeres habían incursionado en México en la década de los noventas. Magdalena Sánchez fue una de ellas.

También incursionó en la Criminalística de Campo. Nadie podía aspirar a trabajar un área especializada si no conocía de criminalística. Magdalena Sánchez le tocó recibir instrucciones de Omar Orta Rodríguez quien había sido Jefe de Criminalística e Identificación de la Policía, Irán Muñoz Lara quien era Director General de Servicios Periciales y Jesús Alfredo Pérez Director de la Zona. Fueron los primeros jefes con lo que laboró y tuvo que formarse con un carácter rígido, disponibilidad, disciplina, vocación de servicio, ética y profesionalismo en su quehacer diario.

img_0928

La práctica y estudio obligó a que la Dra. Magdalena Sánchez Muñoz fuera reconocida como una de las primeras especialistas en odontología forense en Baja California gracias al impulso que le dió el químico Miguel Pallares. Un trabajo científico que requería en el día con día, una exigencia permanente, desde comparativas de mordida en cuerpos vivos o muertos mediante técnicas quizás un poco rudimentarias pero objetivas y científicamente válidas , hasta odontogramas en cadáveres, necroreseñas y fichas de identificación de delincuentes.

img_0939

Su dedicación, responsabilidad y esfuerzo motivaron a que la dinámica familiar cambiara en casa ante un trabajo tan demandante en donde se sabía el horario de entrada mas no el de salida.

Magdalena incursionó como una de las primeras mujeres en la criminalística de campo en Tijuana. Dejó atrás aquel trabajo de asistente dental y cambió su bata blanca por un chaleco de color azul o negro así como zapato táctico y uniforme operativo para salir a procesar las escenas de crímenes de la década de los noventas.

Cierto día Magdalena llegó a la oficina con Marlen, su pequeña hija que seguramente debió estar en preescolar y por quien siempre estaba al pendiente así estuviera ella en una intervención de campo en el rincón más remoto y peligroso de la ciudad o tuviera que desvelarse en el análisis de evidencias y remisión del dictamen con término. Jamás dejó de comunicarse a casa y preguntar por ella.

Magdalena Sánchez Muñoz se caracterizó por darle un sentido de vida y alegría a las cosas más difíciles y complejas que se analizaban e investigaban en esa oficina.

img_0927No existe una sola anécdota donde se le recuerde triste. Son innumerables las que pudieran describirse en donde ella siempre sonreía. Quizás llego estar preocupada en ocasiones por que su trabajo tenía que ser excelente y de alta calidad científica como se lo enseñaron sus maestros.

Magdalena siempre sonreía, bromeaba a pesar de que la situación fuera difícil o complicada. Su actitud fue abierta al diálogo , a la conciliación, al aprendizaje pero también a la enseñanza de los demás. Nunca egoísta; mucho menos de sentimientos negativos.

Al pasar de los años Magdalena Sánchez Muñoz buscó siempre su crecimiento profesional para que sus compañeros y su familia se sintieran orgullosa de ella.

Incursionó en la cátedra a partir del 2009 y se convirtió en profesora de licenciaturas en criminología y criminalística en Tijuana. Laboró en turnos matutinos, vespertinos y nocturnos sin reclamo alguno, siempre con vocación a su trabajo por más de dos décadas.

f35e1873-469c-4268-92e6-df1a5cebcf41Madre de familia, esposa, profesionista, servidora pública, Magdalena Sánchez Muñoz recientemente fue certificada como especialista en Odontología Forense y Dactiloscopia por la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California.

Magdalena Sánchez también fue certificada por especialistas del Programa Internacional de Asistencia a la Formación en Investigaciones Criminales (ICITAP) dependiente del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Continúo su preparación profesional hasta que recientemente concluyó sus estudios de Maestría en Ciencias Forenses a través de la Academia de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California y la Universidad Estatal de San Diego (SDSU)

María Magdalena Sánchez Muñoz contaba con 24 años de servicio y este 24 de Agosto cumpliría 55 años.

María Magdalena Sánchez Muñoz dejó tanto amor y cariño en los corazones de sus compañeros y compañeras de trabajo, amigas, amigos, alumnos y maestros que jamás se le olvidará .

Descanse en paz Magdis..

Anuncios

Felicitación Décimo Primer Aniversario. Mtro Ángel Lozano Director de Servicios Periciales en Baja California

En el marco de este #DecimoPrimer #Aniversario agradecemos la felicitación que nos envía el Mtro Angel Lozano Director de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California #SomosComunidadForense #SomosSoCiFoBC #XIAniversario #OnceAños

Felicitación Décimo Primer Aniversario de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California. Decano Gustavo Salazar Fernández

“Los grupos profesionales como son el Colegio de Medicina Legal y SOCIFO, (por orden de fundación) luchan de manera incansable para dar a las ciencias forenses el lugar,el respeto y la categoría que merecen y que tanto se les negó, nuestro trabajo ha dado frutos y las cosas han cambiado para mejorar, somos un grupo de especialistas fuertes y comprometidos con la sociedad a la que servimos, por ello el trabajo de actualización constante. Las cosas han mejorado y las ciencias forenses son respetadas, ya no son el patito feo como décadas anteriores, pero queda mucho por hacer todavía, y mientras Dios nos dé fuerzas, seguiremos trabajando en lo que tanto nos apasiona” Dr. Gustavo Salazar Fernandez Médico Forense Fundador del Colegio de Medicina Legal y Ciencias Forenses en Tijuana, Decano y Miembro Fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California. #XIAniversario #OnceAños #SomosSoCiFoBC #SomosComunidadForense

Memorias de un Criminalista: El cuarto obscuro.

Por Alfredo Pérez MX

cuartoobscurocamaraEn la década de los ochenta el laboratorio de criminalística e identificación de la policía en Baja California estaba integrado por pocas especialidades como dactiloscopia, identificación y archivo, química forense, balística forense, medicina legal, criminalística de campo, retrato hablado y fotografía forense.

Conforme pasaron los años, el laboratorio de la policía adquirió autonomía y se convirtió en la Dirección de Servicios Periciales basada en la búsqueda de la verdad con el apoyo de la ciencia, fue en ese entonces entre 1986 y 1988 cuando se abrió el margen hacia la profesionalización de los servidores públicos que ahí laboraban.

La especialización de las áreas fue fundamental en la modernización de los laboratorios de la policía, sin embargo, no puede dejarse en el olvido sus inicios.

CuartOscuro_011Por ejemplo, el laboratorio de fotografía forense no media más de seis metros cuadrados y estaba dividido con madera triplay en donde en un espacio se destinaba el cuarto obscuro o revelado fotográfico y en el otro, el archivo fotográfico.

En 1987 colgaban de las paredes de ese cuarto obscuro un sin número de rollos fotográficos que debían ser impresos y revelados en su mayoria.

Cada rollo fotográfico tenía en su película por lo menos entre 24 y 36 exposiciones las cuales contenían escenas de crímenes de aquella Tijuana de los años ochenta.

Los rollos fotográficos tenían que ser sometidos a los reactivos químicos para revelarse y fijarse en la sensibilidad de la película y posteriormente, esos negativos o cuadros de película era amplificados e impresos en papel fotográfico blanco y negro de tamaño 4 por 6 pulgadas o 5 por 7 pulgadas para entregarse a los detectives que traían las investigaciones de dichos asesinatos.

cuartoobcuronegativosEl entrenamiento para participar como fotógrafo forense no solo consistía en conocer bien de los encuadres, las distancias, profundidad de campo, iluminación, metodología y técnica en el uso de flash o dispositivo de iluminación sino que también la destreza para revelar la película de blanco y negro frente a luz roja era esencial. Por ejemplo, la capacitación contemplaba que el recluta o aspirante como fotógrafo debía ser sometido a una serie de exámenes prácticos entre los que se encontraban realizar el revelado de la película con los ojos cerrados, debiendo contar cada segundo que transcurría para lograr un revelado preciso, – como cuando los policías o militares realizan sus entrenamientos en el arme y desarme de cada una de las piezas de una arma de fuego. Así era el requisito y no todos lo acreditaban.

cuartoobscuroreveladoUna vez como fotógrafo entre 1987 y 1988 gracias a la confianza de Omar Orta Rodríguez y Alfredo Pérez Osorio, fueron miles de fotografías reveladas e impresas que contenían los diversos ángulos de escenas de crímenes que eran investigadas en esa década, pero también se imprimían fotografías de delincuentes que eran buscados, indicios, evidencias, lugares y personas sometidas a dispositivos de vigilancia por los agentes que llevaban a cabo las investigaciones.

Es importante precisar que en esa década no se contaba con fotografía a color, mucho menos reactivos para su revelado e impresión debido a su alto costo y complejidad. Sin embargo a pesar de dichas limitaciones, fue en ese sitio, en el cuarto obscuro donde se revelo la primera fotografía en blanco y negro correspondiente al fragmento de una huella dactilar encontrada en una cinta adhesiva que había sido adherida al rostro de una mujer sin vida abandonada en un lote baldío en Tijuana.

Este fragmento de huella dactilar se convertiría en la evidencia más importante en un juicio en California, Estados Unidos.

La evidencia encontrada había sido sometida a la prueba del cianoacrilato de éter o también conocida como técnica de la ColaLoca, montada por vez primera en Baja California por el químico Miguel Cuauhtémoc Pallares Díaz y el fotógrafo Jesús Alfredo Pérez.

cuartoobscurohuellasdigitalesEl “químico” como lo conocían policías y detectives de la década de los ochenta, decidió realizar la primera prueba que permitía adherir los vapores que provienen de un compuesto químico adherirse a superficies rugosas como la cinta adhesiva que tenía la víctima en su rostro.

El cadáver de dicha mujer había sido encontrado en el interior de una bolsa para dormir en un terreno baldío como los que existían en aquella década en la ciudad de Tijuana. Una mujer identificada por los agentes de enlace de Estados Unidos gracias a las huellas dactilares tomadas en ese entonces por personal de identificación de los servicios periciales.

De acuerdo a la información proporcionada por los elementos de enlace con EU la mujer de origen asiático tenía reporte de extravío en California sin embargo no se conocía su paradero hasta que se estableció la comunicación telefónica con ellos. No existía el internet mucho menos la mensajería instantánea para poder ahorrar horas y días en el intercambio de información.

El caso era complejo debido a que el reporte de localización y extravío había sido registrado en California y se presumía por las autoridades extranjeras que la víctima podía haber sido asesinada en Estados Unidos sin contar con más información.

Carlos CarreterEl asesino traslado en el interior de la cajuela de su vehículo el cadáver de la mujer quien además venia completamente desnudo dentro una bolsa para dormir y solo tenía adherido a su rostro la cinta adhesiva la cual aparentaba ser una máscara cuyas características eran dos diminutos orificios que coincidían con las fosas nasales y  otros dos a la altura de los ojos de la víctima. No había cámaras de vigilancia como las que ahora existen en la aduanas o como en las principales vialidades de la ciudad.

Se trataba de un modus operandi donde el agresor había sometido a su víctima a través de golpes y le controlaba su respiración obligándola muy probablemente a suplicar a pesar de que la cinta cubría su boca y solo le permitía respirar y ver a su asesino quien demostraba el poder y saña  sobre ella.

Las autoridades extranjeras ya lo relacionaban y solo faltaba una evidencia contundente para detenerlo, algo que pudiera situarlo en el hecho criminal.

El revelado de la prueba realizada logro localizar el fragmento de una huella dactilar la cual fue fijada fotográficamente mediante película blanco y negro a través de una cámara Canon AE1 formato 35mm análoga o mecánica como se les conoce hoy en dia.

El cuarto obscuro de laboratorio de fotografía se convirtió en un bunker de espera, donde cuatro detectives de Estados Unidos y otros cuatro de Baja California esperaban ansiosos y fumaban cigarrillo tras cigarrillo con la esperanza de que el fotógrafo lograra la imagen clara, nítida y precisa que les permitiera identificar asociar la evidencia con el asesino y, así fue.

Miles de fotografías en blanco y negro fueron reveladas e impresas en ese cuarto obscuro del laboratorio fotográfico pero ninguna tan esperada como la del fragmento dactilar ampliada en un formato ocho por diez pulgadas e impresa en blanco y negro.

La tenacidad y perseverancia de los principales actores en la investigación criminal, logro obtener una imagen en alto contraste que permitía distinguir con claridad las principales características morfológicas de la huella del asesino de aquella mujer.

Colaboración por el Mtro Jesús Alfredo Pérez, Fundador de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California con más de treinta y cinco años de experiencia en las ciencias forenses. Catedrático universitario, asesor y colaborador en instituciones de gobierno.

Facebook Alfredo Perez MX

Twitter @AlfredoPerezMX

Invitan al Primer Encuentro Académico Forense

#Reserva tu lugar y regístrate en línea para que asistas y participen en el #PrimerEncuentro #AcademicoForense que organiza la Universidad Xochicalco Tijuana a través de la escuela de #Criminalistica con el apoyo de la Sociedad de Ciencias Forenses en Baja California.

Regístrate en

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfDgMF_4mh4cLhxtNHnbYpawWP7n6EfeAVh-nxN4SW9D1b6YA/viewform?usp=sf_link #CupoLimitado #Agosto2

Conciencia situacional y gestión del riesgo personal | Criminología Corporativa — Criminología Corporativa

¿El profesional de la seguridad vive en un estado de alerta? Sucede que a varios de los que nos dedicamos al mundo de seguridad corporativa llegamos a un sitio y en automático estamos escaneando literalmente el entorno, examinando riesgos, amenazas, el peor escenario posible, formas de enfrentar o evadir un ataque, estudiando el comportamiento de…

a través de Conciencia situacional y gestión del riesgo personal | Criminología Corporativa — Criminología Corporativa

Una nueva sociedad a traves del conocimiento

A %d blogueros les gusta esto: